El Dinero Plástico de Veracruz

- en Columnas

Parteaguas

Nueva planta ubicada en Coatzacoalcos, Veracruz, costó 4 mil 200 millones de dólares.


Sin tenerlas en la mano, estoy seguro de saber cuánto pesa un kilo de
tortillas. Ese peso es lo que yo, usted también, acumularemos pero de restos de
plástico en la casa al final del mes.

Son envases de shampoo, de suavizante y detergente, de refresco, bolsas
del súper y todo lo que fabrican con polietileno.

Al cierre de año, yo solo, habré echado al menos unos 12 kilos de
plástico al bote de basura y no tengo idea de lo que pasa con eso cuando se lo
lleva el camión.

Lo que ahora sí sé, es quién hará negocio con ese plástico que yo compro
en el súper: los brasileños que le encargaron el proyecto a Roberto Bischoff,
quien representa los intereses de la empresa Braskem Idesa.

Cuando acabe 2015, él tendrá lista en Coatzacoalcos, Veracruz, la mayor
planta fabricante de polietileno construida jamás en este país.

Pausa para la química: del gas natural salen dos componentes: el metano
y el etano. Con etano producen el etileno y con el etileno fabrican un polímero
llamado polietileno. Hasta ahí.

Esa nueva planta ubicada en Coatzacoalcos, Veracruz, costó 4 mil 200
millones de dólares. ¿Leyó bien? Son 4 mil 200 millones de dólares. Vamos, con
dos de éstas pagamos la refinería del sueño calderonista.

La planta de Braskem Idesa producirá a partir de diciembre un millón de
toneladas de polietileno cada año. Son mil millones de kilos de plástico.

Los de Braskem Idesa planean atacar a los extranjeros que hoy exportan
polietileno a México y que tienen el 70 por ciento del mercado nacional.

Va el dinero: Hasta el viernes, cada tonelada de polietileno se vendía
en el mercado chino, que es el de referencia para el mundo, en el equivalente a
mil 268 dólares.

Si Braskem Idesa vende un millón de toneladas al año, cobrará unos mil
280 millones de dólares al año, un 5 por ciento más de lo que vendió en 2014. A
mí, por mi kilo mensual me cobrará 1.28 dólares. Unos 20 pesos cada mes, vía la
bolsa del súper, el envase de Pantene, Suavitel o Coca Cola.

¿Es malo lo que hace Braskem Idesa? No lo creo así. Hasta podría
considerarse positivo que reduzca importaciones porque así no hay que usar el
diésel que queman los barcos o los trenes para traer polietileno.

Pero ya es hora de que quien produce plástico empiece a pensar junto con
nosotros en qué pasa cuando éste llega al camión de la basura.

La Esmeralda de Parmalat

La Esmeralda. Así se llama. ¿Qué no la conoce? Revise en su refri y va a
toparse con queso panela de esa marca que también es nombre de empresa.

En lo que se acuerda le avisamos que la mexicana La Esmeralda acaba de
ser comprada por Parmalat, la empresa italiana que encabeza Yvon Guérin.
 La quesera ubicada en el DF que le vende al
primer supermercado que le venga a la mente, fue vendida por 105 millones de
dólares el mes pasado.

Con información de elfinanciero.com