Escuela Cantonal Guadalupe Victoria

- en Columnas

La participación de los maestros durante el movimiento armado fue también muy diversa: al igual que el resto de los empleados públicos, la mayoría de los maestros no intervino en la política y continuo desempeñando sus funciones sin importar el gobierno para el que trabajaran, no obstante, algunos fueron víctimas de la política y padecieron desde el retraso temporal o indefinido de sus sueldos hasta el cese por haber colaborado con el enemigo; otros, quizá los menos, participaron al lado de algunas facciones o grupos revolucionarios como ideólogos, escribanos, secretarios y consejeros de los jefes, organizadores y dirigentes de campesinos y obreros. (Arnaut, Alberto. 1998. Los maestros en la Revolución Mexicana).

La participación de
los maestros durante el movimiento armado fue también muy diversa: al igual que
el resto de los empleados públicos, la mayoría de los maestros no intervino en
la política y continuo desempeñando sus funciones sin importar el gobierno para
el que trabajaran, no obstante, algunos fueron víctimas de la política y
padecieron desde el retraso temporal o indefinido de sus sueldos hasta el cese
por haber colaborado con el enemigo; otros, quizá los menos, participaron al
lado de algunas facciones o grupos revolucionarios como ideólogos, escribanos,
secretarios y consejeros de los jefes, organizadores y dirigentes de campesinos
y obreros. (Arnaut,
Alberto. 1998. Los maestros en la Revolución Mexicana).

                  Para los años de 1929 las
condiciones sociales y económicas del maestro no habían mejorado, aún seguían
padeciendo la suspensión  o el retraso de
sus pagos, debido a que los municipios a travesaban por una situación económica
crítica como la reducción de sus ingresos o porque las arcas del municipio se
encontraban vacías. Las condiciones económicas de los maestros de Acayucan es
un claro ejemplo de la situación por las cuales muchos maestros atravesaron
después de la Revolución Mexicana. Consultando el Archivo Histórico de la
Dirección General de Educación Primaria Estatal. En busca de información de
algunos maestros de la región de Acayucan 
me topé con lo siguiente:

                  El 28 de febrero de 1929 el
presidente de la H. Junta de Administración Civil, Armando Gómez, se encontraba
muy preocupado por el atraso que dicha administración tenía con los maestro de
la región  y debido a tal situación, en
un oficio comunicaba al C. Gobernador Constitucional del Estado. Que por causas
ajenas a la administración pública municipal, y debido a que el erario de dicho
municipio atravesaba por una situación económica bastantemente crítica, que se
venía arrastrando desde el año pasado, ya que a dicho municipio le habían
reducido sus ingresos principales por distintos conceptos, la administración no
podía cubrir todos los gastos que reclamaban en los servicios públicos, por
ello la Junta de Administración Civil venia erogando los pagos y que uno de los
ramos más afectados era la de Instrucción Pública, debido a la crecida cantidad
de personal docente en la región, por ello el erario del municipio le era
imposible pagar el sueldo de los maestros, y por las razones  que antes se habían señalado.  

                  A pesar de que se atravesaba
por un problema económico, la Junta de Administración Civil, planteaba para resolver
tal situación en apegarse a la Ley General de enseñanza vigente del Estado que
en su artículo 27º señalaba que el Gobierno Estatal tenía la compromiso de
tomar bajo su responsabilidad las Escuelas Municipales que habían dejado de
funcionar por pobreza del municipio, por ello la Junta de Administración Civil
que presidia Armando Gómez se declaraba en pobreza, y que a fin de que las
escuelas de enseñanza obligatoria de dicha cabecera funcionaran de manera
regular, estarían sujetas a la resolución que el Gobierno del  Estado diera 
a las escuelas ya que para el municipio le era imposible sustentarla por
el momento. De una manera sutil el municipio declaraba que el Estado tomara a
su cargo el sostenimiento de la educación en Acayucan. Además  al mismo tiempo que se autorizara al
administrador de renta del estado que se encontraba en la región, para que
otorgara un pago minio al adeudo que se tenía con los maestros, tomando en
cuenta en la aflictiva situación económica en que se encontraba el personal
docente.

Entre los maestros
adeudados en la Escuela Cantonal Guadalupe Victoria se encontraban los
siguientes:

De la Escuela
Primaria de Niños

1.- Director:
Francisco Muñoz B.    $ 150

2.- Ayudante:
Albino R. González  $ 90

3.- Ayudante:
Manuel López Limón $ 90

4.- Ayudante:
Emiliano Vargas         $ 90

5.- Ayudante:
Edelmira Fonrouge     $ 90

6.- Ayudante: Paz
Fonrouge              $ 75

 

Escuela Primaria de
Niñas

 

1.- Directora: Pina
Fernández            $ 150

2.- Ayudante:
Julieta Cordero A.       $ 90

3.- Ayudante: Luisa
Flores Valencia  $ 90

4.- Ayudante:
Margarita Bremont      $ 90