Sobornos de 35 mdd de Odebrecht en Argentina provocan disputas

- en El Mundo

El pago de sobornos por 35 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht en Argentina provocó disputas del gobierno de Mauricio Macri con la firma, presiones a la Justicia de ambos países y pleitos políticos con el pasado gobierno kirchnerista.

La empresa constructora reconoció que pagó esas coimas en el marco de la investigación del “lava jato”, el escándalo de corrupción que estalló en Brasil y que tiene ramificaciones internacionales.

En otros países, Odebrecht reveló nombres de empresarios y políticos y números de cuentas en las que se depositaron los sobornos a cambio de impunidad de los directivos “arrepentidos” que brindaron información a la Justicia y la continuidad de sus millonarios contratos de obras públicas.

El gobierno argentino, sin embargo, se ha negado hasta ahora a otorgarle esos beneficios a la empresa, por lo que todavía se desconocen los detalles de las operatorias, además de que amenazó con revisar y hasta cancelar los actuales contratos de obra pública de Odebrecht.

Aún sin esas precisiones, los principales implicados en el caso son el exministro de Planificación Julio de Vido y el exsecretario de Transporte, Ricardo Jaime, quien ya fue condenado por otras causas por corrupción.

Ambos fueron funcionarios emblemáticos de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner, pero en la cadena de corrupción a ellos se les suma Ángelo Calcaterra, primo de Macri, y Gustavo Arribas, íntimo amigo del presidente que en la actualidad dirige la Agencia Federal de Inteligencia.

En las últimas semanas, el gobierno intentó presionar a la justicia brasileña para que hiciera públicos los expedientes de la causa Odebrecht vinculados con Argentina, pero la respuesta fue que deben ser confidenciales para no entorpecer la investigación.

Con la intención de avanzar por otra vía, el ministro de Justicia, Germán Garavano, viajó este lunes a Estados Unidos para pedirles colaboración a sus colegas del Departamento de Justicia que también tienen información sobre la firma.

El caso es tan complejo que se ha dividido en tres causas que están a cargo de los jueces Marcelo Martínez De Giorgi, Sebastián Casannelo y Daniel Rafecas, quienes investigan el devenir de millonarios contratos de obra pública adjudicados a Odebrecht y que están en marcha.

Por otra parte, el fiscal Franco Picardi minimizó el impacto que los diferentes marcos legales de Brasil y Argentina pueden tener en la investigación y en los eventuales juicios y condenas de los implicados.

En términos políticos, Fernández de Kirchner no ha querido asumir ninguna responsabilidad y ya advirtió que la información disponible basta para suspender todas las obras de Odebrecht en el país y para investigar a sus socios, a sabiendas de que varios están ligados a Macri.

El jefe de gobierno, Marcos Peña, le recordó que “si hubo coimas de la empresa brasileña Odebrecht en Argentina fue a funcionarios kirchneristas”.

 

 

Fuente: notimex/