7 de junio: periodismo, hipocresía, poder y dinero son “amor”, la muerte y ´la libertad de expresión´

- en Carrusel, Columnas
CLAROSCUROS
José Luis Ortegas Vidal

(1)
Ricardo Flores Magón –oaxaqueño de origen- fundó el periódico Regeneración en pleno ejercicio de un poder brutal por parte de su paisano Porfirio Díaz Mori, el 7 de agosto de 1900.
Junto con su hermano Enrique, Flores Magón también fundó el partido Liberal que se enfrentaría en las urnas y con las armas al porfiriato y marcaría –vía células clandestinas- antecedentes clave de la Revolución de 1910.
Los obreros textileros de Río Blanco, Veracruz, en el corredor industrial del valle de Orizaba, estallaron su huelga que fue reprimida por el ejército del dictador el 7 de enero de 1907.
El primero de junio de 1906 los mineros de Cananea, en Sonora, iniciaron a su vez su respectiva huelga impulsados por las ideas del Partido Liberal y el periódico Regeneración de los Flores Magón.
De este modo, desde 1906/1907 la clase obrera mexicana tomaba conciencia de la explotación inhumana a que era sometida con jornadas laborales de 14 horas y sin ninguna prestación más allá de un pingüe salario y decide luchar impulsada en la búsqueda de su propio rescate.
En el sur de Veracruz, el 30 de septiembre de 1906 se vivió el intento de la toma de Acayucan por un grupo de revolucionarios a cuyo frente iba Hilario C. Salas, un obrero ferrocarrilero que organizó los grupos ocultos del partido liberal en Sayula, Acayucan, Coatzacoalcos, Minatitlán y Soteapan.
Hilario C. Salas era representante del Partido Liberal en Veracruz mientras que Cándido Donato Padua lo era en Tabasco.
La lucha en Acayucan duró 4 días y los rebeldes fueron derrocados por la insuficiencia de municiones.
Su líder Hilario C. Salas fue herido y los indígenas y otros seguidores se lo llevaron hacia la sierra de Soteapan.
La plaza política acayuqueña fue defendida –por cierto- por habitantes del lugar que simpatizaban con Porfirio Díaz y ayudaron a los soldados del régimen (historia contada por el contador Carlos Fonseca Patraca, descendiente de uno de aquellos defensores pro Díaz y anti Revolución)
El plan original era movilizar a unos 1000 hombres que se dividieron en tres grupos para atacar al mismo tiempo Acayucan, Minatitlán y Puerto México (hoy Coatzacoalcos).
Los grupos de Minatitlán y Puerto México, empero, fueron emboscados y detenidos por fuerzas del gobierno.
De cualquier forma, las semillas de la Revolución estaban sembradas por el periodista y líder partidista Ricardo Flores Magón y sus seguidores.
El anarquismo era la ideología del líder oaxaqueño. Fue un radical.
Lo encarcelaron varias veces por sus escritos y su lucha pero salía a seguir escribiendo y fundando periódicos para atacar al dictador.
Lo desterraron a Estados Unidos y nunca abandonó sus ideales.
Solo la muerte, en la cárcel, lo pudo acallar. Murió el 21 de noviembre de 1922 en la penitenciaría de Leavenworth, Kansas, Estados Unidos a la edad de 48 años.
Algunas de sus ideas están plasmadas en la Constitución Mexicana de 1917, vigente aun.
Después de Regeneración, en 1902 los hermanos Flores Magón arrendaron los derechos del periódico mordaz “El hijo del ahuizote”, fundado en 1885 por Daniel Cabrera Rivera, Manuel Pérez Bibbins y Juan Sarabia
Su maquinaria su destruida una y otra vez.
La reponían y ante la censura salvaje y directa del gobierno de Díaz que ordenó encarcelamientos y muerte de periodistas, además de prohibir que se publicaran medios de comunicación por parte de sus paisanos los Flores Magón, éstos se las arreglaron y crearon “El Nieto del Ahuizote”, “El Padre del Ahuizote” y “El Bisnieto del Ahuizote”.
A quien publicara trabajos de los Flores Magón se les podía castigar con dos años de cárcel, una multa de 5 pesos y el decomiso de la imprenta para el impresor que se atreviera.
En este caso el periodismo está ligado a la evolución histórica de un país.
Los Flores Magón hablaron, escribieron y actuaron para recibir como premio la muerte.
A poco más de un siglo el Veracruz donde inició la Revolución de los hermanos Flores Magón, periodistas, ideólogos, líderes partidistas, revolucionarios, es una de las entidades más pobres de México.
Su estado natal, Oaxaca, está peor.
(2)
La conmemoración de la libertad de expresión en México tiene una historia singular.
Nació desde el gobierno y desde la censura.
Sin darnos cuenta –por ignorancia a menudo- los llamados periodistas festejamos un oficio tan duro y difícil como polémico, contradictorio, dialéctico…
Un ejemplo: no todos los casos de periodistas asesinados en Veracruz durante los sexenios de Fidel Herrera y Javier Duarte –particularmente en éste- se explican como consecuencia de lo que escribían, hablaran profesionalmente o por una lucha ideológica, política, armada como la de Ricardo y Enrique Flores Magón.
En realidad varios casos de periodistas asesinados –aunque duela escribirlo tras escucharlo y documentarlo en múltiples testimonios orales de reporteros testigos- se vinculan a sus nexos con el crimen organizado.
No son todos los casos y quizá no sean la mayoría pero el crimen organizado ha penetrado las estructurales del poder oficial como el de los medios de comunicación y a la sociedad entera.
Ha habido y hay en Veracruz periodistas al servicio de los cárteles; de uno o de otro y en eso, a veces, va la vida.
No asumirlo es jugar a “la gallinita ciega”.
Marchar, llorar, arrojar el ego en prenda e ir por él es común y muy sencillo.
Alcanza, incluso, para ir a recoger premios estatales, y nacionales de periodismo a menudo cuestionables, faltos de seriedad, de ética, de fundamento.
Muchos de esos premios, en sentido estricto, sirven para llenar bolsillos y se reparten por representantes arcaicos de organismos falaces.
Yo fui y recibí uno de estos “premios” o como se llame, por cierto.
Declaro mi pecado sin menoscabo del respeto a todos los colegas que han hecho lo propio porque estoy cuestionando una práctica que pienso debe terminar no el mérito –cuando existe- de quienes han recibido uno o varios reconocimientos justos.
En lo particular, mi pecado consiste estrictamente en la falta de mérito y en la hipocresía de mi parte de haber aceptado algo que hoy critico.
Hay, ha habido y habrá también periodistas probos y brillantes en Veracruz.
Los ha habido y los hay luchadores y defensores de sus ideas, sus ideales y de la sociedad y los débiles.
No todo es negativo.
(3)
´Miguel Alemán instituye el Día de la Libertad de Prensa a iniciativa del coronel José García Valseca, dueño de la cadena de diarios más grande del país, durante un banquete que le ofrecen los directores de periódicos y revistas de todas la República, en el que le entregan un pergamino firmado por todos ellos, en reconocimiento a que semanas antes, cuando la escasez de papel amenazaba la existencia de los diarios, dispuso que Ferrocarriles Mexicanos convirtiera los carros de pasajeros en furgones de carga para transportar papel, lo que salvaguardó el ejercicio de la libertad de prensa, según le dijeron los empresarios asistentes.
Hasta el año 2001 se celebrará cada 7 de junio el Día de la Libertad de Prensa y los premios a los periodistas serán entregados por el presidente de la República en la misma ceremonia. Al asumir la presidencia Vicente Fox, un grupo de periodistas solicitará terminar con esta conmemoración debido a su origen espurio y al carácter sospechoso que reviste ser premiado por el poder público. En el año de 2002, la fecha de esta celebración se cambiará al 3 de mayo, día en que la Organización de Naciones Unidas celebra la libertad de prensa. Asimismo, se creará el Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo con “absoluta independencia del Estado”, para entregar dichos premios “bajo premisas de autonomía, imparcialidad y pluralidad”.´ *¨