Laudos laborales del gobierno municipal de Acayucan rebasan los 48 millones de pesos

- en Carrusel, Municipios Sur

Por: Esperanza Arias Rodríguez | Presencia Noticias.

 

Acayucan, Ver.- A la estratosférica cifra de 48 millones de pesos se han elevados los laudos a pagar por el Ayuntamiento de Acayucan, producto de sucesivas demandas laborales que involucran a un promedio de 80 ex trabajadores –algunos de ellos reinstalados- desde la administración municipal de Joel Alarcòn Huesca y que se recrudeció durante los 3 trienios en manos de las hermanas Judith Fabiola y Regina Vàzquez Saut.

Reveló lo anterior el síndico Dagoberto Marcial Domínguez, apoderado legal, quien aclara que los conflictos laborales no se generaron en la presente administración y como tal no se heredará nada al próximo gobierno municipal, empero los laudos existen, señaló, si bien precisó que tampoco debe considerarse como una deuda pues esos montos son producto de los salarios caídos y otras prestaciones que exigen los trabajadores, ya que si éstas no se contemplaran la cantidad de laudos a cubrir sería de 20 millones de pesos, aproximadamente.

El ex líder de la Asociación Ganadera local precisa en entrevista que desde que estuvo al frente del gobierno municipal en Acayucan el médico Joel Alarcón Huesca comenzaron los despidos y las consabidas demandas laborales, y esto continuó durante los 9 años de mandato de las hijas de Cirilo Vàzquez Lagunes, dándose el caso extremo de que al finalizar su último gobierno Judith Fabiola Vázquez Saut, dejó 50 trabajadores presuntamente ‘ basificados creando ex profeso un sindicato – que al final resultó ‘patito’- al frente del cual estuvo Karina Sulvaràn Antonio, y a la fecha tiene demandado al Ayuntamiento.

Asimismo, cita el caso de 12 ex trabajadores- 11 de los cuales fueron reinstalados al principio del gobierno de Marco Antonio Martìnez Amador, y el doceavo se reincorporó hace unas cuantas semanas – despedidos durante la primera administración de Judith Fabiola y quienes reclaman la cantidad de 5 millones de pesos, por varios conceptos como son salarios caídos y otras prestaciones.

Y sumados a estos 12 hay otros màs, ascendiendo la cifra a 30 ex trabajadores con laudos pendientes, haciendo una cantidad de 80 personas exigiendo el cumplimiento de elevados pagos, por lo cual, precisa Dagoberto Marcial Domínguez, si se cubren todos los montos que exigen, el recurso asciende a 48 millones de pesos, y definitivamente el gobierno municipal no tiene una partida especial destinada a cubrir laudos, y no se pueden resolver sin autorización del Congreso estatal pues se estarían desviando recursos.
Indica que ante esa situación , cabe la posibilidad de negociar con cada uno de los demandantes, el problema es que no hay dinero para pagarles y por tanto, se anticipa que el problema quedará para la administración entrante, si bien, aclara una y otra vez: “no es una deuda nuestra, ni nosotros generamos las demandas, estas vienen desde Joel Alarcòn Huesca y las tres administraciones de las Vàzquez”.

Refiere que debido al cùmulo de demandas laborales que se estaban dando, por asesoría del Congreso, se encontró dentro del gobierno en funciones un mecanismo para no tener ese tipo de situaciones ya que se dieron contratos por tres meses a los empleados de confianza y cuando se les ha liquidado, se les ha dado un finiquito: “debe tenerse claro y la ley lo contempla que cuando se es de confianza el trabajo es solamente por un periodo, sea trienio o cuatrienio, eso lo saben, pero cuando se les despide, se enojan y quieren demandar”, finaliza.