El asesinato en Acayucan de un joven camarógrafo hondureño revela el grado de impunidad con que operan los grupos delictivos

- en Carrusel, Municipios Sur
+Y es una señal de alarma para los periodistas locales, advierte secretario general de la CEAPP

+Dice que en la entidad en general hay gran riesgo para la profesión debido a que se tiene registrados cinco cárteles u organizaciones delictivas y en ese contexto se ejerce el quehacer periodístico

+Insta a las autoridades locales a poner atención y remedio a esta situación ya que lo sucedido con el periodista centroamericano evidencia la seguridad para los autores de que no habrìa consecuencias para su acción.

Por: Esperanza Arias Rodríguez | Presencia Noticias.

El crimen de Edwin Rivera Paza, de apenas 25 años y que puso a la ciudad de Acayucan en el plano internacional de manera ominosa, ante el acto de barbarie cometido a plena luz del día y con la total impunidad para los autores, generó una inmediata respuesta de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP), al trasladarse algunos de sus integrantes a esta ciudad para brindar apoyo a los familiares del infortunado joven.
Posterior a las diligencias emprendidas por los consejeros de la CEAPP, el secretario general del organismo estatal, Jorge Morales Vázquez, se reunió con algunos reporteros locales en céntrico restaurante en donde habló a detalle de la situación de riesgo para los periodistas veracruzanos y después del domingo, para los representantes de medios locales, debido al grado de violencia e impunidad que prevalece.
Respecto al asesinato de Edwin Rivera Paza sostuvo que la CEAPP no tenía conocimiento del caso, es decir, de que el camarógrafo se encontrara en calidad de refugiado como periodista hondureño porque había una situación de riesgo en su país, enterándose únicamente de su artero asesinato la tarde del domingo.
Tras el suceso  y porque afirma que la CEAPP tiene jurisdicción y puede intervenir cuando se trate de cualquier periodista –sea o no mexicano- que se encuentre en territorio veracruzano, y en ese tenor, dijo que están a la espera de cualquier solicitud de apoyo por parte de los familiares del joven ultimado, con los cuales ya establecieron contacto.
Dijo que la CEAPP dará el respaldo si la familia lo solicita, empero, respecto a las indagatorias e investigaciones ministeriales dijo que solo está facultada la familia para estar al tanto y conocer de ellas, pero sí puede la CEAPP pedir información de manera general.
En su opinión, el condenable acto es una muestra del clima de violencia que se vive en la región y en Acayucan; hay mucha violencia y elevados índices de agresión, por lo cual se convierte, después de lo sucedido a Edwin: “ en una  zona de alarma para todos los periodistas locales, es indicativo de que hay amenazas y  riesgo para todos, y eso puede ocurrir con cualquier compañero,” enfatizó.
Al mismo tiempo dijo que es un  llamado de atención para las autoridades locales porque sea cual sea el motivo del crimen, revela la total impunidad y quienes lo hicieron actuaron con la confianza de que no iban a ser perseguidos y podían cometer  la acción porque  hay vacíos de seguridad.
“Me preocupa el tema de Acayucan –expresó- por eso, y va para todos los periodistas, les decimos  que estamos en disposición para apoyarles en cualquier situación.

Dijo que se valora cada caso en particular e independientemente del contacto permanente con la CEAPP, la institución auspiciará un curso de autoprotección y apremió: “ si algún compañero tiene un proceso o riesgo o amenaza de agresión de cualquier actor, que nos avise para poder actuar” y clasificó las demandas de auxilio como de riesgo bajo, medio y alto: “alto significa darle protección de seguridad con escoltas y reubicarlo, si algún periodista está en riesgo inminente que no lo piense dos veces y sepa que podemos movilizarlo a otro lugar junto con su familia”, explicó.

Más organizaciones delictivas operando, mayor riesgo para el ejercicio periodístico

En cuanto a las cifras de agresiones sufridas por comunicadores en relación al año 2016 dijo desconocer si se está mejor o peor pero sí afirmó notar mucho nerviosismo de los compañeros: “eso se refleja en las llamadas que recibimos y esto se debe a que hay reacomodos de los grupos delictivos, ahorita tenemos detectados cinco cárteles operando en todo el territorio estatal e inclusive hay actores políticos probablemente involucrados con esas actividades ilícitas, y en ese contexto se desarrolla la labor de los reporteros”. Citó que en lo que va del año se tienen dos compañeros reubicados y están pendientes otras reubicaciones en la semana.

El Fiscal Jorge Winckler Ortíz , sin tiempo en su agenda para el tema de agresiones a periodistas.

Respecto a la relación de la CEAPP con el gobierno estatal, es decir, con el ejecutivo y con el poder judicial, Jorge Morales comentó que hasta ahora con el gobernador es buena pero con el fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler no ha habido respuesta a la petición que  se le planteó de formar mesas de trabajo con los fiscales regionales, periodistas con expedientes pendientes de resolver ,y la CEAPP, para que ésta pueda conocer con exactitud cuantos casos están sin atender, las fallas, los rezagos, y determinar si hay omisiones, pero eso no se ha podido concretar porque hasta el momento el Fiscal general de Veracruz no ha tenido tiempo para “agendar “ese encuentro convocando a los Fiscales regionales: “y eso no creo lleve mucho tiempo, es algo tan sencillo como programar una fecha”, critica.

Revela que la CEAPP le pasará al gobernador Miguel Angel Yunes Linares un informe de 65 expedientes de denuncias penales por diversos motivos, hasta asaltos a casa habitación y robos, pero no se sabe si están o no relacionados con la actividad periodística, de allí la necesidad de darles seguimiento.
Indica que esa situación es preocupante pues: “ si a los agresores no se les manda el mensaje de castigo, por lo pronto de tres  casos  graves que se tienen,  el que se les mandará será de permisividad, tolerancia e incapacidad de la autoridad, por eso la impunidad, cualquiera manda un mensaje al periodista o van y lo agreden, porque no pasa nada”, sentencia.

Darle tiempo a Yunes Linares

En torno a la actuación del gobernador sobre la inseguridad en general y la impunidad imperante hacia las agresiones a comunicadores, indica que tendría que dársele un tiempo razonable por lo menos un año para cuestionarle por qué no se ha actuado y no hay avance en las averiguaciones, y señala: “ es bueno el combate a la corrupción que está realizando su gobierno, pero la corrupción no lo es todo, también están las agresiones a periodistas y ya es momento de avanzar en ese sentido”.
Recalca: “hay que darle tiempo, un año, en ese lapso podemos evaluar los avances o si no los hay, en un año ya no habrá pretexto para decir que se tienen que atender otros problemas porque dejaron el estado hecho un desastre”.

Reflexiona: “ el problema de la inseguridad no se erradicará abatiendo a un líder de sicarios porque será reemplazado por otro, el tema es que se quiera hacer realmente una estrategia de seguridad más a fondo para desmantelar esas organizaciones.

Cuco: seis años desaparecido y ninguna respuesta oficial

Y por último agrega: “ Hay que señalar lo siguiente: hay responsabilidad del Estado cuando hay una acción delictiva que deriva en una agresión y el Estado no solo no actúa, sino que se quedan con los brazos cruzados,   debe asumirse como responsable de la falta de castigo, esta el caso de “Cuco” (Gabriel Manuel Fonseca Hernández, reportero policiaco de Acayucan desaparecido hace seis años) que desde el año 2011 esta desaparecido, ese hecho lastima a la familia y al gremio en Acayucan, hay una persona desaparecida, y ¿quién es el culpable?, aquel que se lo llevo, pero también quien no actuó y eso aplica para las autoridades competentes, y para el gobernador, porque es el garante de la aplicación de la ley”.