Niega presunto fraude con salón a compañeros que celebraron graduación en la calle

- en Nacional

Tras las acusaciones en las redes sociales en contra de Vanessa Villalpando, por supuestamente estafar a sus compañeros del CBTIS 137 de Nuevo Laredo con el festejo de graduación, la joven decidió exponer su situación mediante un video. En este desmiente que se haya tratado de un fraude, e incluso menciona que la lastimaron con sus comentarios.

“Han pisoteado mis derechos como persona, han hablado mal de mí, gente que ni me conoce”, comentó Villalpando en el video. E incluso comentó que un diputado se burló de ella sin conocer la verdadera historia, lo culpó de bullying cibernético.

Hay que recordar que en junio pasado sus compañeros expusieron que al llegar al salón de la graduación no los dejaron ingresar pues no se había pagado, por lo cual, tuvieron que hacer su festejo en un taller y además tuvieron que hacer de la calle su pista de baile.

Al respecto, la joven comentó que la fiesta fue cancelada porque no alcanzaron a juntar el monto completo que se necesitaba. Fueron 69 mil 700 pesos los que requerían, de los cuales 24 mil fueron del salón y 45 mil 700 del banquete que incluía sonido, arreglos, pantallas, invitaciones, telas, mantelería y permisos.

Comentó que para recaudar el dinero, en compañía de sus compañeros, llevaron a cabo tres actividades desde el cuarto semestre.

“De la primera actividad se esperaba recaudar 9 mil pesos, 250 por persona, sólo se lograron 5 mil; en la actividad número 2 se esperaban 14 mil 400 pesos y sólo se completaron 10 mil 500; y en la actividad número tres pretendían obtener 18 mil y sólo se completaron 13 mil 900, obteniendo un total de 29 mil 400 pesos”, explicó.

Aunado a su explicación, mostró documentos donde estaban las cuentas de los movimientos que se habían efectuado. Finalmente quedaron 7 mil 740 pesos para liquidar sus adeudos con el salón y poder realizar su festejo tal como lo habían planeado, “de los cuales le entregué 8 mil pesos a mi compañero Mario de León para la fiesta improvisada que decidieron realizar y 8 mil más a cuatro familias que no estuvieron de acuerdo con ese festejo”, añadió.

Vanessa aceptó su culpa por tomar malas decisiones, según lo comentó, le reiteró una disculpa a sus compañeros y a sus familiares. Asimismo, recalcó que en múltiples ocasiones quiso reunir a sus compañeros para concluir con los preparativos, pero no lograron concretar el horario.

“Debemos aprender algo de todos esto. Por mi parte acepto mi responsabilidad. Lo hice con la mejor intención de que todo saliera bien, pero no lo logramos. Todo lo que ha pasado me tiene con miedo, y espero que la fiesta que les están organizando justifique lo que le han hecho a mi vida”, finalizó.

 

 

Fuente: MiMorelia