Paciente trasplantado aconseja acudir al médico ante cualquier síntoma

- en Tecnociencia

Edgar Alejandro Galarza Ramos, quien tiene 30 años y fue trasplantado de riñón en el Hospital de Especialidades del IMSS, manifestó que ante cualquier síntoma o dolor es recomendable acudir con el médico.

Exhortó a quienes enfrentan la enfermedad renal y están a la espera de ser trasplantados que no decaiga su ánimo y que sean optimistas, en tanto a la población en general le pidió tener prevención.

“Que no sean desidiosos, si sienten algún dolor o algo raro que se atienden, porque a veces de una sola infección te puede llegar un problema de riñón, cualquier síntoma que sientan que se atiendan, porque a veces ya es tarde”, comentó.

Galarza Ramos recordó el día que recibió la llamada sobre la disponibilidad de dos riñones que salvaría la vida de alguno de los seis pacientes más compatibles con los órganos, entre ellos él.

Agregó que tras varios años de padecer insuficiencia renal y ocho de estar en lista de espera, finalmente pudo ser trasplantado de riñón gracias a la familia de un joven oriundo de Michoacán que decidió donar los órganos de su familiar, para dar vida a otras personas.

“Pensé que me iba a morir, pero cuando me llamaron la verdad me puse a llorar, mi familia me apoyó siempre mucho, me habían dicho antes que mi mamá no me podía donar y la verdad me había desanimado mucho”, expresó.

Comentó que dos de sus primos fallecieron por causas asociadas a la insuficiencia renal, aunado a esto, sus estilos de vida contribuyeron al desarrollo de la enfermedad.

“Pienso que la mala alimentación, porque viví un tiempo sólo y el andar de acá y para allá no me dejaba comer saludablemente, además me malpasaba y me desvelaba”, dijo.

Edgar Alejandro detalló las primeras manifestaciones que le advertían ya de un daño renal, “me sentía bien cansado, ya las últimas veces empezaba a vomitar y tenía mucha sed, y un dolor en la espalda baja, yo pensé que era el cansancio o el trabajo, pero ya después me puse muy grave”.

Mencionó que se mantuvo por espacio de dos años en tratamiento de diálisis y después en hemodiálisis, hasta culminar su proceso en un trasplante exitoso realizado en el Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) a principios de este mes.

Explicó que a pesar de su juventud, antes del trasplante “ya no daba el 100 por ciento, ya tenía muchos límites y no era lo mismo, ya me cansaba, por lo cual me pensionaron a los 21 años de edad”.

Añadió que hace 10 meses falleció su esposa a causa de enfermedad renal y actualmente vive con sus padres y una hermana.

Galarza Ramos señaló que luego de su operación tiene muchos planes y tiene gran entusiasmo por continuar su vida ya sin el malestar y el dolor de estar enfermo, “me gustaría estudiar algo relacionado a las tecnologías y quizá tener más adelante mi propia familia”.

“Ha sido excelente la atención en el IMSS, nos tratan muy bien, yo creo que hasta mejor que en casa, incluso nuestra alimentación es muy buena, si se pone uno a pensar es mucho el dinero que el Seguro Social invierte en nuestra atención”, finalizó.

 

 

Fuente: Notimex.