Persiste el tabú en mujeres para realizarse una mastografía o el papanicolau; IMM en San Andrés Tuxtla

- en Carrusel, Municipios Sur
- Debido a factores como el machismo y al temor de detectar indicios de posible cáncer, aseguró la directora de dicho Instituto Arcelia Arce Arenas.

Prevalece el tabú en mujeres de comunidades de San Andrés Tuxtla para realizarse una mastografía o papanicolau y poder detectar a tiempo el cáncer de mama o el cervicouterino, debido a factores como el machismo y al temor de detectar indicios de posible cáncer, lamentó la Directora del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM), Arcelia Arce Arenas.

“Nos hemos topado con señoras en las comunidades que nos dicen que no se lo hacen porque mi esposo es muy celoso, como me van a ver hacerme el Papanicolau, o como me van a tocar mi busto, porque los varones piensan que va a estar de por medio el morbo, debemos de quitarnos esa mentalidad.

Concientizar tanto a las mujeres como también a los hombres, hacer pláticas de concientización para que este tipo de situaciones se erradique, que no exista el tabú por el morbo o los celos”, precisó.

Puntualizó que en muchos casos, las mujeres que llevan un control en la realización de este tipo de estudios para detectar a tiempo el cáncer cervicouterino y el mamario es debido a programas sociales como Prospera, ya que se les exige como un requisito para poder seguir recibiendo el incentivo económico.

“Afortunadamente existe un programa llamado Prospera, ahí les hacen el Papanicolau o una mastografía, les hacen estudios de todo para que de alguna manera se tenga un control sobre las mujeres en materia de salud.

Prácticamente las mujeres lo hacen por obligación, no van por gusto, sino porque tienen la necesidad de cumplir con un requisito, pero las señoras que no tienen prospera, a veces no se hacen el papanicolau por temor a que las revise un doctor”, subrayó.

Advirtió que es una pena que dura de cinco a diez minutos, por tal motivo, exhortó a las mujeres a realizarse estos estudios para poder detectar a tiempo uno de las enfermedades silenciosas.

“Es una pena que dura diez a cinco minutos, lo que pasa que muchas veces decimos que carecemos de tiempo por diversos factores, pero lo más importante es que dejemos una o dos horas no perdidas, al contrario, si nosotros nos hacemos este tipo de estudios le vamos a durar más a nuestra familia.

A lo mejor también es por la cuestión económica, o nos va a hacer perder tiempo, es más importante perder dinero o tiempo que la vida, porque si nos detectamos a tiempo el cáncer cervicouterino o el mamario podemos morir sin que llevemos un tratamiento”, finalizó.

 

 

Presencia Noticias | Armando Azamar | San Andrés Tuxtla, Ver.