Lidian con plaga de problemas tras el paso de ‘Harvey’ en Texas

- en El Mundo
Una ciudad estado no tiene agua potable y una planta química sigue en llamas, mientras inician los funerales

Una semana después de que Harvey arrasase la costa texana del Golfo de México, una ciudad del estado no tenía agua corriente y una planta química afectada por las inundaciones sigue registrando incendios, mientras comienzan los funerales de algunas de las víctimas (hasta ahora 50 y según Notimex, al menos cinco son de México).

En Beaumont, Texas, una ciudad con casi 120 mil habitantes, los residentes esperaron en una fila de más de una milla para conseguir agua embotellada después de que el servicio de agua potable
municipal fallase a principios de semana.

En Arkema, una anegada planta química en Crosby, podría verse un denso humo negro y llamas naranjas tras la explosión de dos tráileres con componentes altamente inestables. Es el segundo incendio en la factoría en dos días.

A su vez, ayer hubo una fuga de petróleo en el exterior de una refinería de la compañía ExxonMobil en la comunidad de Beaumont, en el noreste de Texas.

Hemos informado al gobierno, no hace mucho que estamos monitoreando una lámina de petróleo en el exterior sobre la carretera Gulf States Road”, indicó la vocera de la refinería, Ashley Alemayehu.

Y en Houston, familiares y amigos se reunieron el viernes en la noche para recordar a Benito Juárez Cavazos, de 42 años, una de las 50 personas que fallecieron por Harvey. Cavazos llegó a Texas hace 28 años tras cruzar de forma ilegal desde su México natal y estaba en proceso de obtener su permiso de residencia permanente o green card.

Es muy desafortunado que justo cuando finalmente tenía esperanzas de poder ir pronto a México a ver a su familia ocurriese todo eso”, dijo su prima, María Cavazos. “Tristemente, va a regresar a México, pero de una forma desafortunada”, lamentó.

El viernes, el alcalde de Houston, Sylvester Turner, anunció que una operación para aliviar dos presas podría hacer que miles de casas sigan inundadas hasta por 15 días más.

Las autoridades pidieron a los residentes de partes todavía anegadas del oeste de Houston que desalojen la zona por la apertura de aliviaderos en dos embalses que protegen el centro de la ciudad. La operación mantendría las inundaciones en algunas zonas que ya quedaron sumergidas hace unos días. Las viviendas que no se vieron afectadas por las crecidas de Harvey podrían no estarlo ahora tampoco, señalaron funcionarios. Algunas de las casas afectadas tienen varios decímetros de agua en su interior, dijo Jeff Lindner, meteorólogo de distrito.

Turner pidió más vehículos para circular por crecidas, así como equipos de búsqueda y salvamento, mientras en la cuarta ciudad del país se siguen buscando sobrevivientes o cadáveres que pudieran haber pasado inadvertidos en los vecindarios más afectados.

La tormenta ha perdido la mayor parte de sus características tropicales, pero sigue dejando intensos aguaceros que amenazan con provocar inundaciones incluso en estados tan al norte como Indiana.

Hasta el viernes por la noche, Harvey había arrojado más de 23 centímetros de agua en partes de Arkansas y Tennessee, y más de 20 centímetros en sectores de Alabama y Kentucky.

 

 

Fuente: Excelsior.