Se trata de ayudar por solidaridad, no por interés electoral; ¿pueden hacerlo los políticos?

- en Carrusel, Estado

Cuando la intención de ayudar a otros se contamina por un barato interés electoral, esa ayuda se demerita. Es cierto que es meritorio que muchas organizaciones y fundaciones hagan colectas y centros de acopio de víveres, para los damnificados de Oaxaca y Chiapas, sin embargo, lo que le molesta a la sociedad es que los líderes se quieran aprovechar de la situación y traigan agua para su molino.

Por eso resultó muy molesto que sujetos, queriendo quedar bien con el de arriba y seguramente con las intenciones de autopromocionarse, se aprovecharan de la situación, entregando ayuda y despensas con logotipos partidistas. El reclamo y linchamiento en las redes sociales no se hizo esperar.

Bueno hasta el presidente Peña le pidió a la gente que no dejen que otros se aprovechen de la situación, aunque esta situación no es privativa de un sólo partido, es el modus operandi de la mayoría de ellos.

Es muy difícil que los políticos no toquen trompeta cuando se trata de ganar votos, pero hay situaciones que, por su gravedad, exigen que las ideologías partidistas se queden guardadas. Ojalá que el cese de los funcionarios que se aprovecharon de esta situación sirva como ejemplo para los demás.

 

 

Fuente: Libertad Bajo Palabra.