La política migratoria de México es violenta y enfocada en la criminalizacion de los migrantes: REDODEM

- en Carrusel, Municipios Sur

La Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM) con presencia nacional, rindió su informe 2016 en Oluta, subrayando los expositores el alto índice de violencia que permea la política migratoria de México hacia los hermanos centroamericanos y revela la permanente violación de sus derechos humanos y su criminalización.

Con datos duros, los representantes del organismo y de la Diócesis de San Andrés Tuxtla, encargada de la Pastoral del Migrante, entre ellos Arturo González González de REDODEM y el Presbítero Ramiro Baxin, de la Diócesis, mostraron la cruda realidad de los migrantes a su paso por territorio mexicano, dando a conocer las siguientes cifras:

2016

34 mil 234 migrantes en situación irregular cruzaron México

21 mil fueron atendidos en los albergues

88% hombres; 11.04%, mujeres.

Entre 2014 y 2016 la nacionalidad de los viajeros fue como sigue: hondureños, 58%; salvadoreños, 17%; guatemaltecos,12% y mexicanos, 8%.

Rangos de edad: 18-30 años, 54%; 31-40 años,24%;41-50 años, aumentó en 2017.

Los factores causantes de la salida de sus países son la expansión de la violencia y la situación económica adversa.

Víctimas de delitos

Hay miles de testimonios que recogen los abusos sufridos por los migrantes y son, de acuerdo a la REDODEM: robo, extorsión, lesiones, secuestro y los cometen policías, pandillas -carteles-, redes del tráfico y guardias privadas de Ferrocarriles de México, pero también padecen agresiones de elementos del Instituto Nacional de Migración(INM).

El total de eventos delictivos documentados durante 2016 fue de 5298, siendo el de robo el principal delito cometido contra personas migrantes; en cuanto a las entidades federativas donde más delitos se cometen son Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

Testimonios (recogidos en el documento “Migrantes en México:recorriendo un camino de violencia”. Informe 2016)

“A veces no hay trabajo ni comida, otras veces comíamos una vez al día o a veces no comíamos. Tanta pobreza desespera. Nosotros ya conocíamos aquí, no de mucho tiempo, pero al menos nosotros sabíamos que si aquí trabajábamos un poquito íbamos a comer bien, allá no. Igual en el sentido de la salud, por ejemplo.; allá también con la salud uno tiene que aguantarse o morirse. La situación es dura y por eso nos vinimos. Entonces pues no tenemos nada, la gente en Honduras no tiene nada”. Mujer migrante, procedente de Honduras.

“Los Maras están mandando ahorita. Los “Salvatrucha” y los “Maras 18″ que andan dando órdenes y que las personas tienen que pagar una cuota al mes ; el que tiene tienda tiene que pagar a los pandilleros , también el que tiene dos o tres casas … Si hay una persona que le cae mal a uno allá, uno puede pagar a un pandillero para que lo mate”. Hombre migrante procedente de Honduras.

 

Presencia Noticias | Esperanza Arias Rodríguez | Oluta, Ver.