Encuentran mil cráneos africanos en hospital alemán

- en El Mundo
Los cráneos son parte de una colección que fue traída Alemania en el siglo XIX por el antropólogo Felix von Luschan y provienen de Ruanda, Tanzania, Burundi y Mozambique

Investigadores alemanes han comenzado a analizar el origen de un millar de cráneos humanos procedentes de antiguas colonias germanas en África, proyecto piloto que guiará en el futuro el estudio de miles de restos óseos guardados en un museo berlinés y originarios de todo el mundo, de Sudamérica a Egipto.

La Fundación Patrimonio Cultural Prusiano, que engloba a los museos estatales de Berlín, presentó hoy el proyecto que inició este mes el Museo de Protohistoria y Prehistoria de la capital alemana.

Los más de 900 cráneos que se examinarán proceden de los territorios de las actuales Ruanda, Tanzania, Burundi y Mozambique y forman parte de la denominada colección S, reunida a finales del siglo XIX y principios del XX por el médico y antropólogo Felix von Luschan y de la que se conservan cerca de cinco mil 500 cráneos.

Luschan quería investigar el desarrollo del ser humano y para él, explicó la Fundación, los cráneos eran simples portadores de datos e información; como comisario del Museo de Etnolótico, contaba con una red que envió durante décadas a Berlín cráneos de todos los rincones del mundo.

Los restos óseos estaban almacenados en mal estado en la Clínica Universitaria de la Charité y en 2011 pasaron a manos de la Fundación Patrimonio Cultural Prusiano, cuyos investigadores han dedicado los últimos años a limpiarlos, garantizar su conservación y comenzar a estudiar su origen a partir de distintas bases de datos y archivos en el extranjero.

La posible restitución de los cráneos a los países de origen dependerá de los resultados científicos del proyecto piloto, en el que participan investigadores de distintas especialidades y que buscar crear una red internacional de expertos en los territorios afectados.

El estudio, financiado por la Fundación Gerda Henkel, se complica por la falta de documentación primaria, ya que se han perdido libros de inventario y catálogos de la colección.

Ello exige recurrir a otras fuentes, tanto en Alemania como en el extranjero, y analizar archivos de distintas instituciones económicas, militares y eclesiásticas vinculadas a la etapa colonial.

 

 

Fuente: Excelsior.