Edgar, 19 años, fue a Veracruz de vacaciones, y no volvió. Su madre acusa la desidia de autoridades

- en Carrusel, Estado
Era mayo de 2014. Edgar Abdul Villareal Rodríguez alcanzó a informar a su familia que algo ocurría. Hombres encapuchados descendieron de una camioneta, les comentó desde Boca del Río, Veracruz, lugar al que llegó para vacacionar. Después, sólo hubo silencio…

“Nunca dejaré de pelear ni un segundo, hasta que no lo encuentre. De la manera que lo encuentre, pero lo voy a regresar a casa”, asegura la madre, Guadalupe Elizabeth Villarreal, quien hoy acampa afuera de la Segob en la Ciudad de México en espera de que el nuevo titular, Alfonso Navarrete Prida, pueda atenderla y el caso pueda avanzar.

Edgar Abdul Villareal Rodríguez ahorró para tomar unas vacaciones en el Veracruz de Javier Duarte de Ochoa. Completó su plan en mayo del 2014, cuando viajó al municipio costero de Boca del Río. Ahí, después de advertir a su familia que hombres encapuchados se aproximaban, desapareció.

En diciembre de 2016, dos años después de los hechos, la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció un millón y medio de pesos por información que condujera al paradero de nueve personas, entre ellos estaba Villarreal. Sin embargo, y a la fecha de corte de este texto, no ha habido avances. Su madre, Guadalupe Elizabeth Villarreal Rodríguez, aún lo busca.

“Es una persona adorable. Es un niño muy cálido. Es muy lindo. Muy solidario con su madre. Le gustan mucho las motos, ver películas, el cine… De repente se ponía a leer. Con la familia siempre fue muy agradable. Muy apegado con mi madre, que en paz descanse. A sus sobrinos los quiere mucho, siempre ha sido muy niñero. Es un amor. ¿Qué puedo yo decir de mi hijo? Lo mejor”, describe Elizabeth en entrevista con SinEmbargo.

Ocho meses antes de que Duarte de Ochoa pidiera licencia como Gobernador de la entidad veracruzana, comités de desaparecidos marcharon y acusaron que su administración, en lugar de utilizar los medios necesarios para hallar a las víctimas se dedicaba a criminalizarlas, a cuestionar sobre su ausencia. Las autoridades no respondieron. El priista, posteriormente, se fugó y “heredó” una entidad con cientos de ausencias y fosas.

Oficialmente, y hasta el 31 de octubre del 2017, en Veracruz había 524 registros de personas relacionadas con averiguaciones previas, carpetas de investigación o actas circunstanciadas del fuero común que permanecían sin ser localizadas. Al dato deben agregarse los 203 casos del fuero federal (actualizados hasta noviembre del año pasado).

EDGAR ADVIRTIÓ ANTES DE DESAPARECER 

Edgar Abdul nació en Querétaro, a 600 kilómetros de distancia de Boca del Río, 19 años antes de desaparecer. Creció junto a su madre, quien tuvo que trabajar sola para sacarlo adelante. Un día, y tras ver que el esfuerzo de una persona no era suficiente para sostener el hogar, el joven dejó la escuela y se metió a trabajar.

El joven ayudó en casa. Apoyó en los gastos: “Renta, agua, luz…todo”. Redobló la lucha para poder ir a la playa, en el municipio veracruzano. Y lo consiguió. Se marchó con la idea de regresar con su círculo cercano. Su madre, no consideró que sería la última vez que lo vería.

“Lo invitaron a ese viaje. Juntó para ese viaje y se fue de vacaciones. Tiene derecho después de ponerse las pilas como hijo, y tan chico. Desafortunadamente fue el viaje que me lo quitó”, relató Guadalupe Elizabeth desde el campamento que familiares de desaparecidos y asesinados en México levantaron frente a la Secretaría de Gobernación (Segob).

Estatura de 1.75 metros. Tez blanca. Ojos grandes y verdes. Cabello: Crespo y rubio. Tatuajes en ambos hombros. Lunar en el cuello. Cicatriz en tobillo derecho. Lengua y nariz perforadas. Así es descrito Edgar Abdul en la ficha de Búsqueda de la PGR.

El 15 de mayo del 2014, Abdul se comunicó a su casa. Dijo que estaba en una plaza comercial y que unos sujetos encapuchados acababan de descender de camionetas. No se supo más. No volvió a responder el teléfono. Su mamá no sabe, a la fecha, si fueron integrantes de algún grupo criminal o funcionarios los que se lo llevaron.

“Las autoridades en Veracruz no hacen nada. Te revictimizan. Te dicen que a lo mejor andaba en malos pasos, que a lo mejor era mariguano. Te catalogan por si estudias o no. Es lo peor que pueden hacer, no conocen a la persona y ya la catalogan. No tienen el personal especializado para atender a las familias que tenemos este tipo de casos. Están en pañales, no saben”, lamentó Villareal Rodríguez, quien formó parte de la huelga de hambre para exigir el diálogo con Alfonso Navarrete Prida, nombrado al amanecer del nuevo año como titular de la Segob, tras las salida del priista Miguel Ángel Osorio Chong.

Al menos 30 madres de desaparecidos se plantaron en huelga de hambre frente a las instalaciones de la SEGOB desde hace una semana en busca de una reunión con Alfonso Navarrete Prida. Foto: Cuartoscuro

HASTA EL ÚLTIMO SUSPIRO POR ÉL 

En octubre del 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) confirmó que policías de Veracruz prestaban equipo –patrullas y uniformes– a miembros del cártel de Los Zetas, quienes lo utilizaban para cometer delitos contra civiles. Más fosas clandestinas son localizadas con tiempo -las últimas en Santa Fe-. En esa entidad se esfumó el joven Edgar. 

La madre pide hoy que la gente se solidarice con los que luchan por encontrar a alguna persona desaparecida: “No nada más es mi hijo. Son muchísimos los desaparecidos que hay ya a nivel nacional”.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) tiene 33 mil 513 registros de personas no localizadas en México (24 mil 722 hombres y 8 mil 791 mujeres).

–¿Le enviaría un mensaje a las autoridades?

–El mensaje se los he dado siempre. Les he dicho que capaciten al personal que tienen. Que lo hagan sensible, que lo hagan humanitario porque son unas bestias, son unos despotas. Te dicen: “ah, ¿se desapareció su hijo? Se debe haber ido con su novia”, “debe andar de drogadicto”. No le puedes decir algo así a la familia de un desaparecido. No investigan como deben. No deben de perder 72 horas, pues son las horas más importantes en una búsqueda. No deben de perder ese tiempo. Es cuando más deben de investigar, cuando más deben de actuar más rápido. Es lo que deben hacer las autoridades, en lugar de estar haciéndose tontos, contestando teléfonos detrás de un escritorio…

-¿Y a Edgar?

–Que lo extraño, que lo quiero mucho, que daré toda mi vida, hasta el último suspiro por él. Nunca dejaré de pelear ni un segundo, hasta que no lo encuentre. De la manera que lo encuentre, pero lo voy a regresar a casa.

En marzo del año pasado, este diario digital reportó un caso similar al de Edgar Abdul. Una familia queretana viajó hasta Boca del Río y desapareció. Karen Navidad Sánchez Pérez, María Dolores Pérez y Javier Sánchez Jiménez, los integrantes, fueron hallados después entre los cuerpos de 47 víctimas de la violencia en la entidad ahora gobernada por Miguel Ángel Yunes Linares. Y así los nombres se acumulan.

 

 

Fuente: SinEmbargo.