Lo que Riva Palacio no entiende sobre el papel de los hijos de AMLO

- en Carrusel, Nacional

Raymundo y sus cosas

Los hijos mayores de Andrés Manuel López Obrador colaboran con su padre en la organización de las actividades electorales de Morena. Para Raymundo Riva Palacio, columnista de El Financiero, ello significa:

1. Que “el Estado Mayor de Andrés Manuel López Obrador es sanguíneo”.

2. Que en “la cúpula real” de Morena “quienes están en la línea de sucesión de su control por la vía de la herencia política, no son sus compañeros de trabajo político de décadas, sino sus hijos”, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo.

3. Que esa “estructura de poder sería impensable en otro partido en México, donde la sola incorporación de personas cercanas a los liderazgos es motivo de ácidos cuestionamientos, curiosamente, mayoritariamente de las trincheras que defienden a López Obrador”.

4. Que “si los partidos en el mundo no son democracias sino estructuras verticales, en el caso de Morena su conformación es monárquica”.

5. Que Morena encuentra “su modelo en las viejas casas reales europeas, donde el poder no se entrega mediante el ejercicio democrático o derivado de un sistema de méritos, sino que se cede a la misma sangre”.

6. Que “el heredero de López Obrador es, como primero en la línea de sucesión, Andy”, el segundo de sus hijos.

Lo que Raymundo no entiende

Dos veces Andrés Manuel se quedó muy solo, después de las elecciones de 2006 y después de las de 2012.

Entendamos las cosas: mucha gente siguió colaborando con AMLO, pero, por así decirlo, de “tiempo parcial”, a ratitos, los fines de semana, después del trabajo.

El señor López Obrador dos veces fue considerado a políticamente un cadáver y, por lo tanto, había muy pocas personas capaces de dar su tiempo completo a la causa del tabasqueño.

Estuve con Andrés Manuel más de seis de mi vida, pero de tiempo total solo unos pocos meses: tenía que hacer otras cosas para mantenerme.

Entre los muy pocos que, por amor al padre, todo lo sacrificaron para ayudar a AMLO estuvieron sus tres hijos.

José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo eran muy jóvenes e inexpertos en 2006 para colaborar con la eficacia que exige un proyecto político tan complejo como Morena, pero lo hicieron.

Los tres muchachos, más maduros en 2012, se entregaron a la causa de López Obrador no solo con la natural lealtad de los hijos, sino con toda su energía, sacrificando cada uno de ellos su propio desarrollo.

Así ocurre en la vida privada cuando alguien, con muchas dificultades empieza una empresa propia.

Lo que Raymundo vivió y no recuerda

Riva Palacio ha sido exitoso como columnista, reportero y hasta director editorial de diarios, pero casi siempre como empleado de grandes organizaciones periodísticas.

Al menos una vez en su vida intentó levantar su propia empresa, el portal Eje Central, que ahí sigue aunque no ha sido exitoso: tan no ha triunfado que Raymundo se ha visto obligado a seguir colaborando en otros medios para completar sus ingresos.

En la administración y la comercialización de Eje Central, ante la carencia de recursos para contratar a profesionales bien pagados, ha tenido que recurrir a amigos y a personas emocional y hasta familiarmente cercanas.

A mí me pasó en SDP Noticias. Cuando se me atoró la administración de lo que era El Sendero del Peje, tuve que pedirle a mi hijo Federico Manuel, que empezaba a trabajar en las finanzas y en la mercadotecnia de una empresa mediática en España, que regresara a México a ayudarme ¡con un sueldo bajísimo que, además, a veces no le iba a poder pagar!

Mi deseo y seguramente el de mi hijo era que Fede siguiera su propio camino, que mal que bien había empezado a recorrer en una compañía importante de la llamada Madre Patria, pero ante la imposibilidad de contratar profesionales caros, le pedí el favor. Aceptó simplemente por solidaridad con su padre.

El negocio creció y ahí sigue Federico Manuel manejándolo. Yo lo único que he hecho desde que llegó ha sido escribir estas columnas, muchas veces antes de las siete de la mañana dándole lata a otros columnistas, como Riva Palacio, en efecto.

Cuando llegó un socio a SDP Noticias, la empresa Televisa, los administradores de la televisora no vieron mal el trabajo de Federico y se le ratificó, para decirlo con cierta mamonería burocrática.

La ratificación obedeció, en principio, a que Fede tiene tantos controles en sus manos que, de plano. quitárselos para que los manejara alguien más, sería lo peor para SDP Noticias: lo que funciona no se arregla.

Así son estas cosas.

Los hijos de Andrés se ganaron un sitio en Morena, no irán al gobierno y, desde luego, quitarlos ahora de la estructura generaría problemas: lo que funciona no se arregla

Morena hoy es un gran partido político, líder en todas las encuestas. Pero esta es una situación reciente.

Morena vivió malas épocas y entre los muy pocos que colaboraban para que las cosas funcionaran estaban los hijos de AMLO.

Si ahora, en campaña presidencial, solo para agradar a los políticamente correctos, Andrés Manuel quitara a sus hijos de una administración que ellos crearon, Morena podría sufrir serios desequilibrios que favorecerían al PRI y al PAN.

¿Quitarlos para qué? Si los muchachos hacen bien su trabajo, que lo sigan haciendo. Entregar en el arranque de las campañas los controles que ellos traen a otras personas, sería un desastre. Esto es, no se cambia de caballo a la mitad del río.

Entonces, debes ser serio, querido Raymundo

Así que nada de monarquía, por favor. No eres serio en tus opiniones, Raymundo. Simplemente así se dio el desarrollo en Morena y ya habrá tiempo de cambiar las cosas.

Cuando las campañas actuales pasen, José Ramón, Andy y Gonzalo se irán a otra cosa. Es decir, se volverán a sacrificar. Les toca siempre lo peor.

Aunque tienen méritos de sobra para estar en el gabinete de AMLO si este gana las elecciones, el destino de los tres es el desempleo… y el empezar, con retraso, su propio camino, que no recorrieron antes por apoyar al padre.

Eso me parece digno de aplauso, sin duda.

 

 

Fuente: SDPnoticias.com