Nos guste o no, el próximo presidente puede ser Andrés Manuel López Obrador

- en Nacional

La tercera es la vencida para Andrés Manuel López Obrador, el dueño absoluto de la franquicia llamada Morena; se juega su resto político en la elección presidencial del primero de julio. A pesar del pragmatismo acomodaticio y de la famosa tómbola que ha estado llena de muchos errores, el oriundo de Macuspana, Tabasco se conduce en caballo de hacienda hacia la grande. Antonio Solá, el creador del slogan que le ocasionara mucho daño en la elección del 2006, donde lo pintaban como «un peligro para México», ya no lo ve como tal y considera que tiene muchas posibilidades de alzarse con el triunfo.

Es cierto que ni Carlos Salinas, ni Diego Fernández de Cevallos, mucho menos Claudio X lo podrán parar. El único que le puede poner una zancadilla es el propio AMLO. Sus exabruptos, tozudez y soberbia le han dejado malos dividendos en el pasado. Y si sumamos que muchos de sus seguidores de la vieja guardia no están muy de acuerdo con los nuevos invitados a la mesa Morena, esto puede restarle votos.

Más aún si se toma en consideración que muchos coordinadores en lugar de hacer campaña y acercarse a las bases, se la pasan soñando con el puesto que van a tener si el “jefe” llega a la grande, pues el asunto se puede complicar para el viejo y mañoso político. Lo cierto es que, hasta el momento, Andrés Manuel López Obrador sabe que la tercera es la vencida. Nos guste o no, el próximo presidente puede ser Andrés Manuel López Obrador, siempre y cuando su otro yo no le ponga una zancadilla.

 

 

Fuente: Libertad Bajo Palabra.