Por esto no debes morderte las uñas

- en Tecnociencia
Multiplicar la bacterias y propagar infecciones son sólo algunos de los problemas

El morderte las uñas se considera un trastorno del control de los impulsos. Es padecido principalmente por adolescentes, y de forma menos frecuente por adultos, así lo señala la especialista en dermatitis herpetiforme y enfermedad celiaca, Paloma Borregón.

La mayoría de las investigaciones inciden en que el porcentaje de hombres que se muerden las uñas es mayor, no obstante, la dermatóloga asegura que la tendencia a recurrir a un tratamiento para evitar esa conducta es mayor en ellas que en ellos.

Esta manía trae efectos negativos a nuestra salud, entre los que destacan dos: alteraciones irreversibles que impiden hacer su función a la uña —la de proteger a los dedos— y un incremento del riesgo de infección por llevarse las uñas a la boca.

La heridas en los dedos, pueden multiplicar de inmediato la bacterias al tener contacto la boca con la herida y infecciones.

Al comernos al uñas también padecemos otras alteraciones como “provocar que la mandíbula adopte una posición poco favorable para la articulación”, comenta el odontólogo Pedro Javier Muñoz.

Además de producirse desgaste tanto en el borde de los dientes incisivos superiores como inferiores y dañar la articulación temporomandibular, es decir, la que une la mandíbula al cráneo, el odontólogo alerta de que también se puede perder parte del esmalte como consecuencia de este hábito. Sin embargo, para que estas complicaciones se presenten es necesario que esta práctica sea sea repetitiva y por prolongado tiempo.

Los tratamientos para contener el morderse las uñas son diversos, porque a decir de los especialistas, los impulsos que generan esta práctica son diversos, los tratamientos van desde pintase las uñas hasta tomar inhibidores de la serotonina, como los psicofármacos, que controlan la ansiedad, aunque también se usa la acetilcisteína.

Sin embargo, de manera general los expertos recomiendan tener las manos entretenidas y usar esmaltes de gel ya que endurecen las uñas y provoca que el individuo “no sea capaz” de morderlas.

 

 

Fuente: EFE