Burt Reynolds, el macho alfa de Hollywood de los 70

- en Sociedad
- El actor, director y productor cinematográfico, fallecido hoy a los 82 años, logró su mayor popularidad en Estados Unidos en la década de los setenta.

El actor, director y productor cinematográfico Burt Reynolds, fallecido hoy a los 82 años, logró su mayor popularidad en Estados Unidos en la década de los setenta, con una carrera en la que compaginó cintas de acción y comedia.

Nacido en Lansing, en el Estado Michigan el 11 de febrero de 1936, en su juventud quiso ser jugador de rugby, deporte en el destacó extraordinariamente, pero tras un accidente de automóvil, se fue a Nueva York con el dinero que le pagó la aseguradora.

En la ciudad de los rascacielos entró por casualidad en una compañía de actores, que le animaron a unirse a ellos, aunque rechazó esta oportunidad y regresó a Palm Beach, para matricularse en la universidad.

Después se integró en un grupo teatral y en 1958 ganó el Premio de Arte Dramático y una beca para el Hyde Park Playhouse en Nueva York, lo que fue su primer paso para llegar a ser actor profesional, principalmente de televisión.

Posteriormente comenzó a hacer papeles de indio, pues su físico y su ascendencia cherokee facilitaban esta identificación.

Después de interpretar pequeños papeles para series televisivas como Patrulla, Ruta 66 o Perry Mason, llegó su primera oportunidad en la serie Gunsmoke.

A partir de Some Whisky (1968), de Arnold Laven, comenzó a protagonizar algunas películas entre ellas Fuzz (1972); Deliverance (1972), Smokey & The Bandit (1977), The Cannoball Run (1981).

Surgido de la canteras de la televisión, Reynolds no eludió la polémica en sus primeros años, como ocurrió cuando apareció desnudo para las paginas centrales de la edición de abril de 1972 de la revista Cosmopolitan, la cual cimentó su imagen de símbolo sexual.

En 1980, fundó en Florida un teatro que él mismo dirigió y en el que trabajaron famosas actrices.

También destaca su faceta de director en las películas Gator (1976) The End (1978), Sharky’s Machine (1981) y Stick en 1985.

Ese mismo año puso un anuncio en el periódico New York Post, para desmentir los rumores que circulaban de que padecía sida, lo cuales fueron fruto de una enfermedad que había padecido el actor durante ese año y que le hizo adelgazar de manera alarmante.

En 1988 intervino en la película Switching Channels y en la que también participaron Kathleen Turner y Christopher Reeve.

Sus siguientes filmes fueron Physical Evidence, Breaking In, ambos en 1989.

En 1990 rodó para la televisión la serie Evening Shade en la cadena CBS en la que volvería a participar en 1994. De este mismo año data el filme Modern Love.

En 1992 se interpretó a sí mismo en el filme de Robert Altman The Player y al año siguiente llegaron títulos como Cop and Half, película por la que Reynolds recibió el razzie al peor intérprete masculino que otorga todos los años la Fundación Golden Rapsberry Award de Hollywood a los peores actores.

Este “premio” lo recibió el actor en dos ocasiones más, una en 1996 por Frankenstein and Me y otra en 1997 por Striptease.

Después de estos títulos mediocres le llegó su gran oportunidad en 1997 con Boogie Nights, en la que interpretó a un director de películas porno”, y que le valió el Globo de Oro al Mejor Actor Secundario así como una nominación al Oscar en la misma categoría.

En 1997 intervino en Bean, Meet Wally Sparks, Raven y en 1998 en Mystery Alaska y Hunter’s Moon.

Su siguiente trabajo fue en 2011 con un cameo en la tercera entrega de la saga de videojuegos Saints Row (Saints Row: The Third), interpretándose a sí mismo.

En 1982 fue nombrado profesor honorario de la Universidad del Estado de Florida.

Uno de sus últimos premios fue el Golden Key Achievement Award del Festival de Cine de Cayo Hueso (Florida) que recibió en 2016 y en 2017.

Su último trabajo en el cine fue en 2017 en la película The Last Movie Star, en la que daba vida a un antigua estrella de cine.

Además, su nombre figura en el reparto de la próxima película de Quentin Tarantino, Once Upon a Time in Hollywood, al lado de otras estrellas como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Al Pacino y Margot Robbie, entre otras figuras de la meca del cine.

Reynolds estuvo casado con la actriz Judy Grane, de la que se divorció en 1966 y en 1988 se casó con la también actriz Loni Anderson, con quien adoptó un niño.

La pareja se separó en 1993 y tras varios meses de litigio ambos llegaron a un acuerdo por el que el actor tuvo que indemninazarla con dos millones de dólares y una finca.

 

Fuente: Excélsior.

 

 

SIGUENOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias