‘Ser mujer no me obliga a ser madre’

- en Nacional
- Para personas antinatalistas en México, el tener uno o más hijos en las actuales condiciones del país es un acto de irresponsabilidad .

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y de la Secretaría de Gobernación (Segob), la población mexicana creció de 1980 a la fecha en más de 58 millones de personas.

En 1980, según cifras del INEGI, en México éramos 66 millones 800 mil, mientras que en 2018 ya somos 125 millones de mexicanos, señaló la Secretaría de Gobernación (Segob) al presentar Proyecciones de la Población y de las Entidades Federativas 2016-2050.

Sin embargo, la tasa de natalidad ha venido disminuyendo desde 1980 a la fecha, al pasar de 3.2 millones de natalicios en aquella década a 1.4 millones de nacimientos en 2010, de acuerdo al último Censo de Población y Vivienda del INEGI.

Algo que ven con buenos ojos mexicanas y mexicanos que no desean tener hijos, los llamados antinatalistas, quienes afirman que la sobrepoblación es un problema serio y se ve reflejado a diario en las grandes urbes, como la Ciudad de México, en el tráfico, en el transporte público, en servicios de salud y en la alimentación.

Para este sector de la población, el tener un hijo en las actuales condiciones del país es un acto de irresponsabilidad.

“SER MUJER NO ME OBLIGA A SER MADRE”

Para Aline Melanie González López, editora web, la sobrepoblación es un gran problema no solo de los países subdesarrollados como México, sino de todo el mundo.

El seguir procreando en un país como el nuestro es de cierta forma una irresponsabilidad. Veamos nuestra realidad: empleos mal pagados, desempleo, analfabetismo, escasez de agua, mala distribución de la riqueza, feminicidios, asesinatos, desaparecidos, fosas clandestinas, bullying escolar, explotación infantil, trata de personas…”, comentó.

Dijo que los recursos naturales no son eternos y se están acabando, lo que para ella, abona directamente al cambio climático. “Las y los mexicanos debemos pensar en qué país queremos vivir y quienes se arriesgan a engendrar deben cuestionarse: ¿en qué país vivirán mis hijos?”

-¿Desde cuándo decidiste no tener hijos y por qué?

Desde hace como 20 años cuando decidí optar por la filosofía de vida vegana. Esta forma de vivir nos hace conscientes del trato hacia los animales no humanos, de nuestro planeta, del cambio climático, de la sobrepoblación. Nos ayuda ser empáticos, bondadosos y respetuosos de todos los seres vivos, incluida la Tierra.

Las condiciones de vida ya no son óptimas para seguir procreando. ¿Has visto nuestra realidad? Los humanos destruimos todo a nuestro paso, nos sentimos los más importantes del mundo y nos creemos eternos. ¿Por qué creemos que nuestros genes son extremadamente importantes para dejar huella en la Tierra?

-¿Cómo te has cuidado para no tenerlos?

Con el uso del condón.

-¿Cuando tienes alguna pareja o si ya tienes, cómo lo toman o respetan tu decisión?

Pensamos de la misma forma. No queremos engendrar.

-¿Qué opina tu familia de tu decisión?

Totalmente respetuosos. Es mi vida y yo decido cómo vivirla. Y elegí no violentar a ningún ser vivo.

-Crees que la idea de no tener hijos sea parte ya de un movimiento en México, al igual que otros movimientos antinatalistas en el mundo.

Debería de serlo. Por fortuna conozco a muchas mexicanas que pensamos que estamos destruyendo a la Tierra y que engendrar es parte de esa destrucción. Espero que más gente tome consciencia de nuestra realidad.

No estamos obligados a ser madres y padres. Nadie. Ser mujer no me obliga a ser madre. Ser hombre no te obliga a ser padre.

-¿Qué opinas de las familias que tienen no uno, sino hasta 3 o 4 hijos?

Es totalmente irresponsable. No es un tema de dinero, porque he visto que mucha gente asegura que lo único necesario para engendrar es tener dinero. Hay madres y padres con un nivel económico alto y no cuidan a sus hijos, los cuidan terceras personas.

Se debe tener estabilidad mental y emocional. ¿Cuántos niños no han sido violados por sus procreadores? ¿Cuántos menores de edad son explotados, los mandan a trabajar o los prostituyen? ¿Cuántos niños son bulleadores? ¿O están inmiscuidos en el narco e incluso ya han asesinado?

 

“ME OPERÉ A LOS 23 AÑOS, DESPUÉS DE 4 AÑOS DE BUSCAR QUIEN LO HICIERA”

María Aïssata Si González, de 28 años, médica cirujana residente de imagenología, comentó que para ella la sobrepoblación no es un problema tan grave, el verdadero problema radica en que el 50% más pobre de la población mundial produce 10% de los contaminantes, comparada con el 10% de la población más rica que produce el 50%.

El problema no es tanto cuantos somos, si no cuanto consumimos y como lo distribuimos. De hecho, el gran problema de las urbes es que están adaptadas a comodidad de los más ricos: 80% de la población en CDMX se mueve en transporte público, bicicleta o a pie, y aun así las calles, semáforos, puentes peatonales, estacionamientos, plazas comerciales y demás están adaptados para la comodidad del 20% que usa auto. El 68% de los que usan autos viajan solos: un solo auto para mover a una sola persona. Es un desperdicio de recursos y de espacio impresionante”, explicó.

Lo de los servicios de salud también es complejo: casi el 90% de las consultas que llegan a urgencias no lo son, afirmó.

Los servicios no estarían tan saturados si tanto el gobierno como las personas estuvieran más adaptadas a la prevención y no al tratamiento.  En fin, son problemas complejos en los que la sobrepoblación es un factor mínimo”, agregó.

Dijo que más que ser antinatalista por la sobrepoblación, “soy antinatalista porque los orfanatos siguen llenos, porque no tiene caso seguir reproduciéndonos si primero no arreglamos el desastre que tenemos. ¿Para qué dar la vida si no vas a poder dar calidad de vida?”

-¿Desde cuándo decidiste no tener hijos y por qué?

A los 7 decidí no embarazarme porque mi mamá me explicó que era un orfanato y tomé como opción la adopción. Después como a los 19 me di cuenta de que la maternidad no era lo mío en ningún sentido, me da mucha flojera tenerme que hacer responsable por otro ser humano, renunciar a mí. Si un día quiero dormir temprano pero mi bebé tiene fiebre ya me amolé. Ni siquiera mi casa sería mía.

– ¿Cómo te has cuidado para no tenerlos?

Me operé a los 23 años, después de 4 años de buscar a alguien que me operara. Pero tengo una amiga de 35 años a la que nunca han querido operar, la meten a “comité de ética” y acaban decidiendo que no.

Tengo una tía que a los 23 años tuvo a su hija y quería que la operaran, no aceptaron, tuvo que abortar a los 25 (de forma ilegal y peligrosa) a pesar de que usaba DIU, nunca la operaron y antes le llegó la menopausia a que aceptaran operarla, solo tuvo una hija.

Tengo otra amiga que a los 25 años tuvo a su segundo hijo y no la quisieron operar a pesar de que lo pidió, tuvo a su tercer hijo a los 28 (igual usando DIU) y aunque lo ama, realmente ella hubiera deseado no tenerlo porque complicó mucho su vida.

Una amiga mía tuvo a su segunda hija a los 32, le hicieron cesárea y no le quisieron hacer la cirugía, y recalco esto porque la ligadura, aunque sencilla, sigue siendo riesgosa, si ya estás “ahí” por otra cirugía, hacerle la OTB de una vez impide que te vuelvas a someter a ese riesgo quirúrgico después.

Tengo como 500 ejemplos de esos. Y también tengo del otro lado: personal médico, de enfermería, de trabajo social acosando pacientes para que se operen (porque son pobres, porque ya tienen 3 cesáreas, porque ya tienen 7 hijos, por lo que sea).

En nuestro lindo y podrido México una adolescente de 16 años si puede decidir ser madre, pero una mujer de 30 no puede decidir no serlo.

Por eso “solterona” y “mamá luchona” es insulto: porque no hay peor insulto para una mujer que no tener la aprobación de un hombre, ni mayor aspiración que ser madre.

-¿Cuando tienes alguna pareja o si ya tienes, cómo lo toman o respetan tu decisión?

Hasta ahora no ha sido problema, supongo que porque soy joven y nunca he estado con alguien ya planeando una vida juntos. Aunque también por mi círculo social, es difícil que tenga un novio que quiera tener hijes.

-¿Qué opina tu familia de tu decisión?

Nunca les pregunté, y la verdad no me interesa saber: es mi vida y mi decisión. Aunque el día que me operé mi mamá me rogó llorando que no lo hiciera, ella dice que lo decía por el riesgo de la cirugía, pero no le creo.

-Crees que la idea de no tener hijos sea parte ya de un movimiento en México, al igual que otros movimientos antinatalistas en el mundo.

Al menos no un movimiento importante. México culturalmente está en el medievo.

-¿Qué opinas de las familias que tienen no uno, sino hasta 3 o 4 hijos?

Es una cuestión cultural enorme y compleja. Desde lo ultracatólico que es México y su idea de “Dios nos dijo que poblemos la tierra”, el no aceptar educación sexual universal, ni aborto legal; la idea de “madre” como logró máximo de una mujer, el machismo; la idea de que si no tienes hijos no te has realizado o de que cuando dos personas se quieren tienen hijos.

La maternidad es una imposición social, un deseo implantado, una obligación casi. ¿Si toda la vida te dijeron que tenías que hacerlo como juzgar a las personas que lo hacen?

Me parece que está mal, claro, que es un acto reflejo y no un acto consciente, de lo más egoísta porque perpetúas tu carga genética como si fuera especial o importante, en lugar de darle casa a uno de los más de 1 millón de niños en orfandad en México.

Más cuando no puedes darle a tu hijo una calidad de vida mínima, lo que perpetúa el círculo de la pobreza.

 

“NO PIENSO QUE TENER UN HIJO SEA LA CUMBRE DE UNA PERSONA”

Para Eblen Macari, de 33 años, ingeniero en audio, músico y programador, la sobrepoblación en México es un problema muy serio que lleva a tener muy pocos espacios en las escuelas, sobre todo de nivel medio superior a universidad, “tenemos universidades que ya no tienen espacios para alumnos. Y obviamente la falta de estudios lleva a la falta de oportunidades”.

El ir al doctor ya es un problema, dijo, uno va a consultorios de gobierno o particulares y están llenos.

El transporte público está lleno, se vuelve ineficiente, andar en Metro en hora pico es una tortura, siendo que todos los ciudadanos tenemos derecho a un transporte público cómodo, aseguró.

Mientras que el carro también crea problemas, hay muchos autos con una sola persona, el tránsito se vuelve insoportable, comentó.

Cuando las poblaciones son menores, en mi caso viví 4 años en Toronto, Canadá, era raro ir parado en el transporte público, aquí en la CDMX hay demasiada gente, por más que uno intente hacerlo eficaz, no se puede ante tantas personas”, explicó.

-¿Desde cuándo decidiste no tener hijos y por qué?

Nunca he estado emocionado por ese tema, nunca me he sentido con un instinto paternal, por así decirlo, no pienso que el tener un hijo sea la cumbre de una persona.

Respeto a quienes piensen diferente, pero cada quien tienen ambiciones y sueños diferentes, en mi caso me gusta viajar, tener animales como compañeros y al final elijo mil veces más eso que un hijo.

-¿Qué opina tu familia de tu decisión?

Mi familia no me dice nada, mi familia no me presiona al respecto.

-Crees que la idea de no tener hijos sea parte ya de un movimiento en México, al igual que otros movimientos antinatalistas en el mundo.

Hay países que son más antinatalistas que otros, vuelvo al ejemplo de Canadá, los países que estamos en vías de desarrollo tenemos un problema de sobrepoblación porque hay falta de información y se cree que la mujer es un objeto para tener hijos, es el machismo, el ser un macho alfa.

-¿Qué opinas de las familias que tienen no uno, sino hasta 3 o 4 hijos?

Deben pensar bien si es necesario tener otro hijo, si los genes de nuestra familia son necesarios en un país tan difícil, que no veo que tenga esperanzas de un recuperación pronta, aunque tenemos un nuevo gobierno, es la idiosincrasia del mexicano la que tiene que cambiar y la idea de que el gobierno nos va ayudar en todo es una idea incorrecta.

Yo ahorita creo que este país no es adecuado, independientemente si lo fuera, yo no creo tener las aptitudes para tener un hijo, por la manera en que yo vivo.

Pero no solo la población de escasos recursos es quien más hijos tiene, también hay familias de mucho dinero que tienen muchos hijos, es lo mismo, sus hijos tienen abandono, empiezan a hacer cosas feas, casos como el de Los Porkys de Veracruz.

Creo que las personas de clase media tenemos la batuta en esto, porque somos más y los que más conciencia llegamos a tener.

 

“NOS REPRODUCIMOS SIN CONTROL, SOMOS UNA PLAGA”

Laura Valdovinos, de 44 años, es ingeniera en sistemas computacionales, aunque nació en Michoacán, ahora es una más de las personas que padece el tráfico en la Ciudad de México, la falta de agua y de espacios para actividades recreativas, por ello, afirma que los seres humamos somos una plaga.

Vivimos un tráfico infernal, sufrimos de abasto de agua, no tenemos espacios para actividades recreativas y creo que hay muy poca información de alternativas para no seguirse reproduciendo, porque somos una plaga”, comento.

Las plagas no tienen control y son más destructivas que benéficas, entonces los seres humanos cumplimos con todas esas características, dijo.

Nos reproducimos sin control, no tenemos visión de cuánta contaminación provoca persona que nace en el mundo”, agregó.

-¿Desde cuándo decidiste no tener hijos y por qué?

Fue en el 2006 cuando decidí no ser madre, yo estaba casada con un hombre que tenía la convicción de no ser padre y me hizo reflexionar sobre las razones de querer ser madre y que eran equivocadas, considero que eran razones ególatras y sin tener conciencia de mi entorno.

Actualmente soy divorciada, vivo soltera y con mi perrihija.

-¿Cómo te has cuidado para no tenerlos?

Uso anticonceptivos como el condón, cuando llego a tener accidentes uso la pastilla del  siguiente día.

-¿Cuando tienes alguna pareja o si ya tienes, cómo lo toman o respetan tu decisión?

Siempre expreso mi posición al respecto de no ser madre, de que soy antinatalista, vegana y una mujer independiente.

-¿Qué opina tu familia de tu decisión?

Mi familia está en Morelia, no tiene mucha interacción conmigo, los veo a la mejor una vez al mes, pero saben mi postura, obviamente no la aceptan, pero no es algo que no me acepten.

-Crees que la idea de no tener hijos sea parte ya de un movimiento en México, al igual que otros movimientos antinatalistas en el mundo

Dentro de los círculos veganos en los que yo me muevo, la mayoría de las mujeres somos antinatalistas, defendemos nuestra postura y poder compartir nuestras experiencias que muchas veces son argumentos no publicados o no aceptados en otros círculos, pero que nos sirven para crecer como país.

En la oficina donde trabajo hay mujeres que no pueden tener hijos y tienen cierta amargura por no poder tenerlos, son mujeres solas.

-¿Qué opinas de las familias que tienen no uno, sino hasta 3 o 4 hijos?

Es un acto irresponsable, aunque ellos visualicen que les pueden dar educación o que les pueden dar un nivel de vida aceptable por sus propios medios, el nivel de impacto que tiene sobre la sociedad  no es tomado en cuenta.

Porque son personas que necesitan consumo de agua, son personas que tan solo con los pañales que van a utilizar, lo que contaminan, son personas que necesitan servicios, también educación y espacio.

Hay otras que tienen mucho la afectación religiosa, porque les inculcan todos los hijos que te de Dios y que tu obligación en el mundo es venir a reproducirte.

Otro de los factores que también juega en esta parte es el machismo que tenemos inculcado, el creer que una mujer necesita de un hombre para tener sustento y para tener también valor social.

Nunca se les inculca a las mujeres que son seres independientes, que pueden generar dinero, que pueden decidir sobre su cuerpo y tener relaciones sexuales responsables.

El gobierno tiene que brindar más información a las personas sobre sexualidad, combatir el machismo y que el pocos hijos o no hijos también se vale.

Si no actuamos definitivamente vamos a reventar el planeta, se pueden dar luchar por los derechos básicos, el derecho al alimento, al agua, cuando se vean afectados, que ya se están  viendo, pues vamos a pelear.

 

“EL PAÍS SE HA VUELTO MÁS HOSTIL PARA TENER UN HIJO”

Para Gabriela Gómez, de 28 años y licenciada en Comunicación, la situación se complica año con año, para alcanzar un lugar en la escuela, en el trabajo o hasta en el transporte público, “cada vez somos más y la falta de infraestructura o planeación está haciendo que poco a poco el sistema se vaya debilitando”.

La sobrepoblación es un problema que evidentemente va creciendo y por tanto, aumenta la segregación de ciertos sectores que no pueden acceder a los servicios básicos como el agua o tener un lugar digno donde vivir, comentó.

-¿Desde cuándo decidiste no tener hijos y por qué?

Lo decidí desde los 17 años y aunque en ese momento no estaba segura de tal decisión, con los años me he convencido que el país se ha vuelto más hostil para tener un hijo.

Hay factores como la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades laborales, que lejos de desaparecer, van en aumento, por lo tanto me parece sensato no tener hijos a quienes no les puedo ofrecer una calidad de vida idónea.

Tener un hijo me parece una decisión muy valiente o que puede llegar a la locura por las condiciones sociales, económicas y ambientales adversas.

Algunos cuestionan que la decisión de no tener hijos es un acto de egoísmo, a mí me parece que es un acto de responsabilidad sobre nuestro papel en el mundo y tomar en cuenta que ningún humano debe vivir la injusticia social, económica y ambiental, todo por no pensar en las consecuencias y no tomar la decisión o control de nuestra sexualidad.

-¿Cómo te has cuidado para no tenerlos?

Me he cuidado con pastillas y el uso del condón, mismos que han resultado hasta el momento.

-¿Cuando tienes alguna pareja o si ya tienes, cómo lo toman o respetan tu decisión?

No hay nada mejor que hablar claro y mi actual pareja respeta y apoya mi decisión. Ambos coincidimos que no estamos listos, ni tenemos las condiciones ideales para criar un hijo.

No es una decisión sencilla, en especial, cuando piensas en el futuro, pero si las desventajas ganan, no hay mucho que hacer.

-¿Qué opina tu familia de tu decisión?

Lo he platicado con mis padres y aunque no están totalmente convencidos con mi decisión, me respetan y comprenden mis razones.

-Crees que la idea de no tener hijos sea parte ya de un movimiento en México, al igual que otros movimientos antinatalistas en el mundo

No estoy segura si en México existe un movimiento antinatalista conformado, pero muchos de mis amigos se niegan a ser padres para dedicarse completamente al trabajo, intentar comprar un departamento en una buena zona o adquirir un auto.

Además que el esparcimiento y la vida social son factores cada vez más importantes, mismos que podrían obstaculizarse al tener un hijo.

Por ello, y aunque la idea del antinatalista es radical, las condiciones orillan que más personas rechacen la maternidad o paternidad en aras de la simple sobrevivencia, cuando se supone que todos deberíamos tener los mismos derechos.

-¿Qué opinas de las familias que tienen no uno, sino hasta 3 o 4 hijos? 

Supongo que una buena cantidad de nuevos nacimientos en México ocurren sin ser planeados o pensados previamente, no lo podría catalogar como una irresponsabilidad, pero si no se tienen las condiciones óptimas para mantener a los niños, me parece una injusticia para todos los integrantes de la familia.

 

A MAYOR POBLACIÓN, MENOS RECURSOS, IGUAL A VIOLENCIA: PSICÓLOGA

La psicóloga especialista en Investigación y Estadística, Susana Báez Tlaxalo,explicó que una persona al no estar bien alimentada y no estar bien educada entra en un círculo vicioso y al final lo que prevalece es el instinto de reproducción.

Esto desemboca en que somos muchos y por ello no hay educación de calidad. Todo animal cuando se encuentra en condiciones desfavorables tiende a la violencia, obviamente, si están reducidos los espacios, el agua y el alimento, pues empieza la violencia”, dijo.

Señaló que es lo que está pasando en las grandes urbes con la sobrepoblación, no hay recursos, no hay trabajo, pues a robar, a golpear, disturbios y es parte de la naturaleza animal.

El problema va ser mayor si somos más, se va desatar más violencia, peligroso para todos, porque al final vamos a superar a la autoridad y no va ver forma de que nos controlen”, alertó.

¿QUÉ ES EL ANTINATALISMO?

El antinatalismo es la posición filosófica, política o demográfica contraria a la reproducción y el nacimiento de nuevos seres humanos.

A finales del siglo XIX y principios del XX un grupo de autores franceses -Fernand Colney, Paul Robin, Eugène Humbert, León Marimont, André Lorulot, Gabriel Giroud y el español Luis Bulffi de Quintana- defendieron la “Huelga de vientres” como medida antinatalista demográfica que redujera el número de hijos y por tanto de familias numerosas en las clases bajas.

Todos ellos fueron miembros de la Liga de la regeneración humana o generación consciente y son considerados como los primeros defensores de uso de los métodos anticonceptivos y precursores, por tanto, de la planificación familiar.

Organizaciones como la británica Population Matters defienden un antinatalismo relativo, ya que proponen una estabilización de la población en lo que considera un óptimo de población que haga posible la supervivencia de la especie. Considera que actualmente la población del planeta óptima debiera estar entre 2,700 y 5,100 millones.

El Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria o los grupos Sin hijos por elección (Childfree) mantienen posiciones más radicales ya que defienden, respectivamente, la no procreación y la extinción humana.

En España, el colectivo ultrarracionalista Homo Velamine también ha abogado persistentemente por un Estado Global que implemente políticas antinatalistas.

El antinatalismo ha sido propuesto por figuras como Sófocles, el poeta Al Ma’arri, Arthur Schopenhauer, Mark Twain, Emil Cioran, Brother Theodore, Peter Wessel Zapffe, Philipp Mainländer, Albert Caraco, Gustave Flaubert, Doug Stanhope, Guido Ceronetti, Philip Larkin, Chris Korda, Les U. Knight, David Attenborough y Paul R. Ehrlich, David Benatar,​ Matti Häyry, Thomas Ligotti, Nina Paley, Corinne Maier, Fernando Vallejo, entre otros.

 

Fuente: Excélsior.

 

SIGUENOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias