Detenido por cuarta vez el expresidente de Nissan, Carlos Ghosn

- en El Mundo
- El grupo automotor, también integrado por Renault y Mitsubishi, le niega un retiro dorado: rechaza pagarle una pensión estimada en 765.000 euros anuales.

Las autoridades japonesas han detenido este jueves por la mañana —hora de Tokio— al expresidente del grupo automovilístico que agrupa a Renault, Nissan y Mitsubishi, Carlos Ghosn, por supuesta apropiación de fondos de la compañía para beneficio personal. Es la cuarta vez que el ejecutivo es arrestado por malversación financiera o fraude fiscal —entre otras causas— en poco más de cuatro meses. Horas antes, el gigante empresarial para el que trabajaba había anunciado que el directivo no tendría el retiro dorado que éste esperaba.

Poco después de que se conociese su detención, el directivo brasileño —de origen francolibanés— consideró “indignante y arbitrario” su nuevo arresto. “¿Por qué venir a detenerme si no obstaculizaba para nada el proceso en curso, si no es para quebrantarme?”, se pregunta retóricamente en un comunicado remitido a la agencia France Presse. “Soy inocente de todas las acusaciones infundadas hechas en mi contra y de todos los hechos que se me reprochan”.

No es que Ghosn, que durante años gozó de un sueldo millonario, corra peligro de vivir en época de vacas flacas. Pero las que tiene no van a engordar tanto como habría deseado el expresidente de la multinacional del sector automotor, caído en desgracia desde su detención el año pasado en Japón por presunto fraude fiscal. La matriz de Renault ha anunciado este miércoles que no acepta pagarle la onerosa renta de jubilación que había solicitado el otrora poderoso empresario. Tras una reunión de su consejo de administración, la empresa automotora francesa ha anunciado que tampoco le remunerará la parte de su salario variable de 2018, el año en que comenzó su cuesta abajo.

Altos ejecutivos como Ghosn gozan a menudo en Francia de lo que se conoce como “jubilación sombrero”. Una suma que paga íntegramente la empresa, más allá de la pensión que le corresponda por años de cotización al interesado, hasta la muerte del beneficiario. Según los medios franceses, Ghosn aprovechó el anuncio de su dimisión de Renault, enviada desde Tokio a finales de enero, para solicitar el inicio del proceso para poder disfrutar de su “jubilación sombrero”, que ascendía de acuerdo con varios reportes a unos 765.000 euros anuales. La junta directiva también ha recomendado que no se le ingrese la parte variable de su sueldo de 2018, más allá del salario fijo de un millón de euros que venía percibiendo.

Quiere contar toda la verdad

El anuncio supone un nuevo revés para el empresario, en libertad condicional en Japón, donde según la prensa francesa podría ser acusado de nuevos cargos en los próximos días. En un gesto inusual, Ghosn anunció este miércoles una rueda de prensa el 11 de abril “para contar la verdad de lo que está sucediendo”. Lo inesperado del anuncio y, sobre todo la forma del mismo, a través de una cuenta de Twitter recién creada, generó al principio dudas sobre su autenticidad, aunque esta fue confirmada por sus portavoces en Francia. En solo unas horas y a pesar de haber enviado apenas dos mensajes —el mismo, en inglés y en japonés— su cuenta sumaba ya más de 30.000 seguidores, muestra del interés que suscita el exdirectivo, que no ha hecho declaraciones desde su puesta en libertad condicional el 6 de marzo, tras pasar más de cien días detenido.

Con todo, la negativa reembolsarle su pensión íntegra podría ser el menor de sus problemas. Según medios japoneses, la fiscalía de Tokio podría presentar próximamente nuevas acusaciones contra Ghosn, por presunta malversación para fines personales, entre 2012 y 2018, de dinero entregado por constructor automovilístico a un distribuidor de Omán, señala la Agencia France Presse. Mientras, en París, el consejo de administración de Renault informó también de que la auditoría interna iniciada tras la detención de su expresidente halló que “algunos gastos” en los que incurrió Ghosn son “fuente de preocupación” por implicar “prácticas cuestionables y ocultas”, así como “violaciones de los principios éticos” de Renault, especialmente “en relaciones con terceros, trato de conflictos de interés y protección de activos corporativos”. También recordó que se detectaron “potenciales problemas” en relación con pagos realizados a uno de los distribuidores de la compañía en Oriente Medio que ya han sido comunicados por la empresa a las autoridades judiciales.

 

 

Fuente: elpais.com

 

SIGUENOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias