No tenían con quien dejarlo y se lo llevaron a la fiesta familiar; El bebé que apenas había cumplido su primer año y que las balas lo alcanzaron

- en Carrusel, Nota Roja

MINATITLÁN, VER.- Se llamó Santiago Hernández Olivares. Apenas el pasado 17 de abril cumplió un año de edad.

Dos días después, el 19, las balas atravesaron su pequeño cuello; una dio en la carótida izquierda, y el menor no solo sufrió el dolor de la metralla. También se desangró en el acto.

Santiago murió junto con su padre, la noche del viernes santo, tras un ataque armado que dejó el mayor dolor que ha experimentado Veracruz en su historia reciente.

En las fotos de redes sociales colgadas por sus padres, se le ve sonriente, al inicio de 2019 y apenas unas semanas antes de cumplir su primer año de vida. Ese era Santiago.

La madre del menor, de nombre Nancy se encuentra hospitalizada y su estado de salud es reportado como grave.

El cuerpo de Santiago, y su padre César Hernández ya fueron reconocidos y entregados a sus familiares.

En suma ocho cuerpos ya fueron identificados y entregados a sus familiares.

Fuente: Agencia.