Blindan sepelios para víctimas de masacre en Minatitlán

- en Nota Roja
- El secretario de Seguridad adelantó que tienen en la mira a dos importantes delincuentes de la zona.

Minatitlán.- En medio de un importante operativo de seguridad, fueron sepultadas las 13 víctimas de la masacre del viernes pasado, las autoridades acusan que la delincuencia organizada está detrás de la tragedia.

Al encabezar operativos en tierra y cielo para dar con los responsables, el jefe de la policía en ese estado, Hugo Gutiérrez Maldonado dijo que hay “objetivos en la mira”.
En entrevista, el funcionario dijo que estos objetivos “están ligados a un grupo de la delincuencia organizada”.
Por la confidencialidad de las investigaciones, no dijo a que cártel pertenecen.

EMOTIVO SEPELIO
Durante todo este domingo, los panteones de Minatitlán, una ciudad petrolera del sureste mexicano, estuvieron abarrotados por distintos sepelios de las personas que fueron asesinadas la noche del viernes, durante una fiesta de cumpleaños.
El más emotivo fue el de Cesar Hernández Barrera y su hijo Santiago, de un año de nacido.
César Hernández, un reconocido entrenador de beisbolistas en ligas menores, fue homenajeado en el mismo estadio de béisbol donde entrenó a docenas de niños que aspiran a llegar a las grandes ligas, en el campo El Pony.
“Estamos enojados y triste, era una gran persona, un gran ser humano, y luego la manera en qué nos lo arrebataron”, dijo uno de los organizadores del evento, bajo anonimato.
Durante el acto también sepultaron a su pequeño hijo, Santiago, cuya imagen asesinado ha causado indignación en el país y alentó una serie de críticas en redes sociales al presidente Andrés Manuel López Obrador.
El pequeño fue colocado en el mismo féretro de su padre, entre sus brazos, pues “él papá trató de protegerlo entre sus brazos, quiso salvarle la vida pero no pudo”.

VÍCTIMAS CON EL
TIRO DE GRACIA
El pequeño recibió una bala que le atravesó la vena carótida, según se lee en un informe policial al que se tuvo acceso, y el cual remarca que al menos siete de las 13 víctimas presentaban el tiro de gracia.
La mayoría de los sepelios se dieron bajo un fuerte resguardo de patrullas de la policía incluso unidades blindadas para dar seguridad a los deudos.
El funeral de Julio César González Reyna, “La Becly Ryn”, fue altamente restringido y vigilado por la policía.
En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dijo que el objetivo de esa noche era La Becly Ryn, una persona transgénero muy popular en los estratos sociales de la ciudad.
Una fuente del Ejército Mexicano, no autorizada a ser citada, dijo que La Becly Ryn “había recibido amenaza por la delincuencia que le exigía el cobro de piso”, pues él era dueño de un bar gay.

 

Fuente: ElDiariodeMinatitlán.