«Veneno» en río Papaloapan alerta a autoridades de Oaxaca y Veracruz

- en Carrusel, Estado
- Ante mortandad de peces activistas aseguran que el gobierno del Estado es permisivo con empresas asentadas cerca de dicho afluente.

Xalapa, Ver. – Autoridades de Salud en Oaxaca alertaron a sus homólogos en Veracruz sobre una grave mortandad de peces en el río Tonto, un afluente del río Papaloapan, las cuales son derivadas de la presencia de «un agente tóxico irritante», posiblemente emanado de industrias que se encuentran en la zona limítrofe.

Los casos comenzaron a reportarse a finales del mes de junio, afectando el comercio entre municipios de Oaxaca y Veracruz y que generó una alerta sanitaria emitida por las autoridades de Oaxaca para la Jurisdicción Sanitaria No. 9, con sede en Cosamaloapan.

Esto debido a que los peces murieron a causa de estallamiento de vísceras y daños en ojos y branquias.

Además, el Congreso de Oaxaca pidió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión Nacional del Agua, atender este problema ambiental; pidiendo sumarse a la LXV Legislatura del Congreso veracruzano.

El pasado 26 de junio pescadores y vecinos de la localidad de Las Peñitas, en el municipio de Cosamaloapan, fueron los primeros en reportar este hecho y señalaron como responsable al ingenio azucarero de Tres Valles, por la descarga de desechos tóxicos en el río.

La afectación generada no solo es para el medio ambiente, sino que representa un potencial riesgo para las personas debido a que gran parte del pescado que se obtiene de este lugar es vendido en Tuxtepec, Oaxaca y en Alvarado, Veracruz.

En esta ocasión, el problema podría estar relacionado con el hecho de que la presa «Miguel Alemán» no ha desfogado agua al río, bajando los niveles del afluente que no tenía la corriente suficiente para sanearse de forma natural.

Incluso, el diputado local y presidente de la Comisión de Agua en el Congreso de Oaxaca, Ángel Domínguez Escobar, acusó al ingenio de Tres Valles por la descarga de aguas residuales al cauce, lo que afectó también a la localidad de Zacate Colorado, perteneciente al municipio de San Juan Bautista Tuxtepec, en donde se registró la muerte de peces y crustáceos.

«El desarrollo de grandes industrias de azúcar, cerveza y papel, principalmente, trajeron afectación de este río, que en otros tiempos fue el habitad de distintas especies animales como manatís, camarón, tortugas, mojarras y cocodrilos. En esta zona la insalubridad y un paupérrimo nivel de vida afloran; la podredumbre y las plagas forman parte ya del ambiente como si ello fuera natural»

Esta no es la primera vez que se registra una mortandad de peces en la zona. En 2015 el Instituto Estatal de Ecología y Desarrollo Sustentable (IEEDS) inspeccionó el río «Tonto» luego de detectar que la empresa papelera Biopapel Printing, ubicada en Tuxtepec, Oaxaca, realizó descargas de aguas residuales al afluente.

Ante esta situación se llevó a cabo una recolección de pruebas biológicas el 29 de junio, a través de una iniciativa por parte de la diputada federal Graciela Zavaleta Sánchez y la organización ambientalista Educa, Conserva y Aprovecha la Fauna y Flora Silvestre (Ecas A.C.), con los pescadores y Capitanía del Puerto Tuxtepec.

Según los resultados presentados el pasado 10 de julio de los análisis realizados en laboratorios especializados de la Universidad del Papaloapan (Unpa) campus Tuxtepec y Loma Bonita, descartaron que la muerte de los peces tuvo un origen por bacterias o virus, y más bien «se trató de un agente tóxico irritante».

Se añadió que en una situación similar se registró en 2015, cuando supuestamente se realizaron pruebas del agua por parte de Protección Civil de Cosamaloapan, pero se desconocen los resultados de los análisis, así como si existe una carpeta de investigación abierta ante la Profepa.

Activistas reclaman cambio en materia ambiental

El vocero de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), Guillermo Rodríguez Curiel, aseguró que este tipo de daños a los afluentes de Veracruz están íntimamente relacionados con el hecho de que las autoridades como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente (PMA) son permisivas con las empresas y no «los meten en cintura».

«No me extraña para nada porque ocurre también en la cuenca de Filobobos, son recurrentes y es lamentable que no solo ha ocurrido desde 2015 sino de más tiempo; lamentablemente no tenemos una autoridad ambiental que meta en cintura a las empresas para que no derramen más sus venenos a los ríos»

Dijo que no es de extrañarse que estas situaciones ocurran e incluso advirtió que las afectaciones al río Papaloapan no son de 2015 a la fecha, sino que este tipo de mortandades han ocurrido desde muchos años antes por parte de las jugueras, ingenios y alcoholeras de la zona.

En entrevista el activista agregó que las autoridades no cumplen con su función de inspeccionar que las empresas cumplan con tener una planta de tratamiento en funcionamiento o que entreguen informes semestrales del estado que guardan sus instalaciones en materia ambiental.

«Me asusta que el Gobierno estatal y federal no hagan absolutamente nada por remediarlo y obligar a las empresas a que cumplan con la ley, que establece que todas tengan plantas de tratamiento y presenten informes cada seis meses del estado que guardan sus instalaciones en materia ambiental»

«Nadie lo hace con el argumento de que no tienen presupuesto ni personal o transporte, y es una pena porque son permisivos, pero quien sí tiene personal y recursos son las empresas».

Expuso que en estos afluentes no solamente los peces se ven perjudicados, ya que existen otros tipos de organismos que mueren con los venenos que las factorías vierten en las aguas del río.

Por ello, Rodríguez Curiel dijo que es urgente que los nuevos gobiernos tanto federal como estatal pongan atención en el tema y «metan en cintura» a las empresas que dañan los ríos.

«4T» debe de actuar

Para el abogado ambientalista de la firma Estrategia Ambiental Sustentable Siglo XXI, Horacio Polanco, es necesario hacer una auditoría al funcionamiento de las empresas papeleras e ingenios, a fin de determinar con la contaminación de los afluentes.

En su opinión los estudios de universidades o de personas no certificadas pueden ser riesgosos, ya que generalmente no resuelven la incógnita sobre las causas.

«Por eso es que los problemas siempre quedan con un interrogante. El Gobierno del estado debe contratar firmas especializadas para resolver esas grandes incógnitas (…) Debe contratar especialistas, no universidades, no tecnológicos, sino expertos».

Consideró que se debe iniciar una práctica ambiental forense para lograr conminar a las empresas que tienen emisiones contaminantes a hacer planes generales de remediación de daños en los cuerpos de agua de manera voluntaria.

«No es necesario meterle mangas sino construir acuerdos, entre todos los involucrados para hacer un plan general de remediación para recuperar el río, no es de la noche a la mañana, pero se ha logrado».

El abogado advirtió que las afectaciones a los afluentes generan daños a la salud de la población, con lo cual además se violentan los derechos a la salud de los ciudadanos.

«La tarea es inmensa, tiene que ir resolviendo caso por caso, pero se debe trazar una ruta crítica en el actual gobierno», externó.

 

Fuente: veracruzlasillarota.com

 

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias