Muere de sobredosis una nieta de Bobby Kennedy: radiografía de una familia marcada por la tragedia

- en El Mundo
Saoirse Kennedy Hill, 22, murió el jueves, en un nuevo capítulo de un drama familiar de asesinatos, accidentes fatales y abuso de drogas.

Saoirse Kennedy Hill, de 22 años, fue declarada muerta el jueves por la tarde, una pérdida que se suma a una letanía de tragediasque ha golpeado a los Kennedy y ha adquirido el sombrío aura de una maldición familiar.

La joven era una nieta de Robert F. Kennedy y murió después de sufrir una sobredosis en el complejo familiar en Hyannis Port, Massachusetts.

La joven era hija de Courtney Kennedy Hill. Estaba en el complejo, donde vive su abuela, Ethel Kennedy, cuando llamaron a los servicios de emergencia el jueves por la tarde, dijeron los amigos de la familia. Fue llevada al Hospital Cape Cod en Hyannis, donde fue declarada muerta.

«Nuestros corazones están destrozados por la pérdida de nuestra amada Saoirse», dijo la familia Kennedy en un comunicado. «Su vida estuvo llena de esperanza, promesa y amor».

La declaración citó a Ethel Kennedy, de 91 años, viuda de Robert F. Kennedy, diciendo: «El mundo es un poco menos hermoso hoy».

Un vehículo de la policía de Barnstable, en la entrada del complejo de los Kennedy. / Reuters

Un vehículo de la policía de Barnstable, en la entrada del complejo de los Kennedy. / Reuters

Las autoridades emitieron una declaración confirmando una muerte en la propiedad pero no revelaron la identidad de la víctima o la causa de la muerte.

«A principios de esta tarde, la policía de Barnstable respondió a una residencia en la avenida Marchant en el puerto de Hyannis para un informe de una muerte desatendida», dijo Tara Miltimore, de la oficina del fiscal de distrito de Cabo e Islas. «El asunto sigue siendo investigado por la policía de Barnstable, así como por detectives de la policía estatal asignados a la oficina del fiscal de distrito de Cape and Islands».

Investigadores de la policía examinan el complejo de los Kennedy en Hyannis Port./ Reuters

Investigadores de la policía examinan el complejo de los Kennedy en Hyannis Port./ Reuters

Antes de inscribirse en el Boston College, donde se especializó en comunicación y fue vicepresidenta de los demócratas universitarios, Kennedy Hill escribió sobre sus luchas con la depresión y las enfermedades mentales para el periódico estudiantil en Deerfield Academy, una escuela preparatoria privada en Massachusetts, en 2016.

Kennedy Hill pasó parte de su infancia en Irlanda, y a menudo dijo que estaba orgullosa de su herencia irlandesa y su nombre gaélico, lo que significa libertad.

Su padre, Paul Michael Hill, es uno de los cuatro Guildford, quienes fueron acusados ​​falsamente de estar involucrados en bombardeos del ejército republicano irlandés; fue encarcelado durante 15 años antes de que se anulara su condena. Él y la madre de Saoirse Kennedy Hill se casaron poco después de su liberación en 1993, y se separaron en 2006.

Una letanía de tragedias

Imagen de 1948 muestra a la familia Kennedy, en Hyannis Port, Massachusetts, desde la izq.: John F. Kennedy, Jean Kennedy, Rose Kennedy, Joseph P. Kennedy Sr., Patricia Kennedy, Robert F. Kennedy, Eunice Kennedy y atrás, Edward M. Kennedy. / AP

Imagen de 1948 muestra a la familia Kennedy, en Hyannis Port, Massachusetts, desde la izq.: John F. Kennedy, Jean Kennedy, Rose Kennedy, Joseph P. Kennedy Sr., Patricia Kennedy, Robert F. Kennedy, Eunice Kennedy y atrás, Edward M. Kennedy. / AP

Los Kennedy son la familia «real» estadounidense. Encarnan e irradian belleza, poder y lujo, bajo un pesado velo de tragedia.

La «dinastía» comienza en una pequeña casa del vecindario de Coolidge Corner, en Brookline, a pocos minutos del centro de Boston, donde se instala una acomodada joven pareja de recién casados: ellos son Joseph P. Kennedy, presidente del Columbia Trust Bank, y Rose Fitzgerald.

La casa quedó chica y los Kennedy se mudaron muy cerca, a una mansión levantada en la esquina de Abbottsford y Naples, donde vivieron hasta 1927, cuando se mudaron a Riverdale, en el alto Manhattan.

Imagen en 1936 muestra a John F. Kennedy, der., Robert F. Kennedy (segundo desde la der.) y Patricia Kennedy, al fente a la izq.. Todos en Palm Beach, Fla./ AP

Imagen en 1936 muestra a John F. Kennedy, der., Robert F. Kennedy (segundo desde la der.) y Patricia Kennedy, al fente a la izq.. Todos en Palm Beach, Fla./ AP

Fotos familiares de la década del 30 muestran a un grupo de jóvenes en días de verano lejos del destino ominoso que les esperaba.

«Son la contraparte más cercana a una familia ‘real’ que tienen los estadounidenses», dijo Patrick Maney, un profesor del Boston College que se especializa en historia presidencial.

JFK, alguna vez fotografiado como un adolescente de piel dorada, cuerpo esbelto y sonrisa amplia, se convirtió en el 35° presidente de los Estados Unidos, y su asesinato en Dallas el 22 de noviembre de 1963, todavía abruma a las generaciones mayores de estadounidenses.

John F. Kennedy saluda a una multitud durante un desfile en Dallas, poco antes de su trágico final./ AP

John F. Kennedy saluda a una multitud durante un desfile en Dallas, poco antes de su trágico final./ AP

El 5 de junio de 1968, Robert «Bobby» Kennedy, para muchos el hombre que pudo haber cambiado la historia, fue baleado en la cocina del Hotel Ambassador de Los Ángeles. Murió casi un día después. Tenía 42 años.

La bala del revólver calibre 22 disparada a menos de tres centímetros de su cabeza por Sirhan Bishara Sirhan, si es que él la disparó, entró por detrás de la oreja izquierda y dispersó fragmentos de su cerebro.

Robert Kennedy yace en el piso tras recibir un tiro.

Robert Kennedy yace en el piso tras recibir un tiro.

Bobby dejaba atrás diez hijos y su viuda Ethel Kennedy, embarazada de Rory que nació pocos meses después.

El 16 de julio de 1999 la tragedia volvía a golpear a las jóvenes promesas de la familia, John Kennedy Jr., el «príncipe» de América, hijo de JFK y Jackie Bouvier, desparecía en pleno vuelo, junto a su esposa y su cuñada, mientras volaban hacia Martha’s Vineyard en Massachusetts.

John John Kennedy.

John John Kennedy.

Antes que él, David Anthony Kennedy, el cuarto hijo de Bobby, introvertido y sensible moría también de sobredosis. Tenía 28 años.

La vida de David es un manual de tragedias. Él mismo casi muere ahogado cuando tenía 13 años, mientras nadaba en el Pacífico con sus hermanos.

David vio en directo por TV las imágenes de su padre asesinado, y ese fue el comienzo del uso de drogas poco después.

En 1973, su novia Pamela Kelley quedó paralizada en un accidente de tránsito. Él también resultó herido, y la adicción a los calmantes no tardó en desatarse.

El 31 de diciembre de 1997, la tragedia se posó sobre Michael LeMoyne Kennedy, también hijo de Bobby y sobrino de JFK. Tenía 10 años cuando su padre murió.

Era un joven abogado, un idealista, con reputación arruinada por un escándalo sexual, por un affaire con la niñera de sus tres hijos. Un romance que habría comenzado cuando la joven tenía 14 años.

De vacaciones en Aspen, poco después de la cuatro de la tarde, mientras jugaba con amigos a una suerte de fútbol con esquíes, Michael –quien no llevaba casco– chocó contra un árbol. Cerca de las seis de la tarde, lo declaraban muerto.

El círculo de desastres familiares parecía cerrado, hasta este viernes, cuando la joven Saoirse escribía su propio capítulo trágico en el drama familiar.

Fuente: Clarín Mundo

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias