Nadie se debe salvar de la austeridad republicana, incluidos los partidos políticos: Delgado

- en Carrusel, Nacional
En septiembre próximo, Morena pretende discutir y aprobar la disminución de 50% a las prerrogativas de los partidos políticos, que forma parte de la iniciativa de ley que el pasado 5 de marzo presentaron los diputados Mario Delgado y Tatiana Clouthier.

CIUDAD DE MÉXICO.- En septiembre próximo, Morena pretende discutir y aprobar la disminución de 50% a las prerrogativas de los partidos políticos, que forma parte de la iniciativa de ley que el pasado 5 de marzo presentaron los diputados Mario Delgado y Tatiana Clouthier.

 

Este miércoles, luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los líderes de partidos “progresistas” que redujeran 50% los recursos que reciben del Estado, y después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó a siete fuerzas políticas un presupuesto de más de 5 mil millones de pesos para 2020, el presidente de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, Mario Delgado, anunció que el tema se discutirá y aprobará al inicio del siguiente periodo ordinario de sesiones.

 

“Es absolutamente viable. Su servidor y la diputada Tatiana Clouthier presentamos una iniciativa para hacer esta reforma constitucional… Vamos a impulsarla a partir de septiembre para tratar de que se apruebe antes de aprobar el Presupuesto de Egresos, para que podamos tener un ahorro significativo en el presupuesto de 2020. Que ya se vea reflejado en 2020 este ahorro de 50%”, puntualizó en una entrevista en la Cámara de Diputados.

Delgado dijo que Morena siempre ha sostenido que “nadie se debe salvar de la austeridad republicana, incluidos los partidos. Hay que disminuir el costo de la política, la iniciativa es disminuir al 50% el financiamiento público a los partidos”, insistió.

El pasado 5 de marzo, durante el segundo periodo ordinario de sesiones de la actual Legislatura, los morenistas presentaron la reforma al artículo 41 de la Constitución, que fija la manera en que deben distribuirse los recursos a los partidos políticos.

La propuesta establece: “El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 32.5% del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización. El 30% de la cantidad que resulte de acuerdo a lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el 70% restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieren obtenido en la elección de diputados inmediata anterior”.

Lo anterior da como resultado una reducción de 50 % del dinero que el Estado entrega a los partidos políticos.

Actualmente el mismo artículo establece que el recurso se fija multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón por el 65% del valor diario de la UMA. De la cifra que resulte, el 30% se distribuye de manera equitativa entre los partidos y el 70% se reparte de acuerdo con el porcentaje de votos obtenidos en la elección de diputados más cercana.

Con base en la Constitución, el INE precisó la fórmula y la distribución de recursos para 2020. Y ahora Morena pretende que la reforma presentada en marzo se discuta la primera semana de septiembre en comisiones, se suba al pleno y se apruebe, para que así, de los 5 mil millones de pesos, el INE sólo entreguen 2 mil 500 millones.

Por tratarse de una reforma constitucional se requieren las dos terceras partes de los votos, y Morena y sus aliados rebasan con dos diputados dicha suma, es decir, tiene 336 votos, por lo que la modificación puede realizarse si realmente lo desean.

Cuando se le preguntó a Delgado si impulsaría la reforma en caso de convertirse en presidente de Morena, aclaró que lo hará como diputado federal “para que se dictamine y se apruebe”.

En Morena, añadió, “estamos convencidos de que esto debe ocurrir y la vamos a impulsar. Vamos a ver los otros partidos qué hacen, porque es una reforma constitucional, es una mayoría calificada”.

El razonamiento de Delgado tiene lógica, dado que la votación de la reforma se haría en septiembre, ya que en octubre podría solicitar licencia para ausentarse y competir por la dirigencia nacional de Morena, cuya elección se realizaría en noviembre próximo.

Y dado que ninguno de los otros partidos alcanzará los mil millones de pesos, debido a que obtuvieron un reducido número de votos en la elección federal pasada, el coordinador de la bancada de Morena comentó:

“La política en México cambió a partir del surgimiento de Morena. Morena es un partido que hace política sin dinero, y ha resultado que el hablarle directo a la población y representar las causas que verdaderamente le importan a la gente es lo que te da éxito en las urnas y los principios, los valores de los partidos, ya no el dinero”.

Añadió: “En México tenemos una ciudadanía muy politizada, muy informada, que ya es muy difícil que se vaya por una propuesta que derroche recursos públicos, derroche dinero, despilfarre en campañas. La política en México debe hacerse ya con menos recursos, sin despilfarros”.

Y recalcó que quien puede garantizar que pase la reforma para que los partidos políticos reciban menos dinero es la coalición Juntos Haremos Historia. “Yo puedo hablar por el grupo parlamentario de Morena: hay una gran aceptación de que modifiquemos la Constitución para reducir al 50% las prerrogativas”.

Sobre el cambio en la presidencia de la Mesa Directiva, Delgado aclaró que él nunca acordó cederla a algún partido político. “No, no hay ningún acuerdo de ceder nada, eso es absolutamente falso”. Y lo que a él corresponde, dijo, es respetar la ley.

“Respetar la ley no es ceder. Yo me he pronunciado por respetar la ley. La ley claramente señala una rotación en la presidencia de la Mesa Directiva”, comentó.

Pero la ley también establece que la propuesta debe ser votada por dos terceras partes de la Cámara, y esa sola cantidad de diputados la tienen Morena y sus aliados, de manera que si no quiere soltar la presidencia al Partido Acción Nacional (PAN), no lo hará, y es un tema legal.

Como lo adelantó Proceso, Dolores Padierna presentó una iniciativa de reforma para que la presidencia de la Mesa Directiva sea rotativa entre la segunda y la tercera fuerza, “salvo cuando un partido cuente con mayoría absoluta”. De avalarse dicha propuesta y no llegar a un acuerdo antes del 5 de septiembre para presidir la Mesa –actualmente a cargo del diputado Porfirio Muñoz Ledo–, Morena podrá mantenerse al frente.

Con información de Proceso.com

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticias