«No te preocupes, yo pago» y otras señales de que te estás enamorando de un mantenido

- en Carrusel, El Mundo
Es importante mencionar que no está mal que las mujeres paguen de vez en cuando, sin embargo, debe ser algo mutuo en lo que ambos aporten por igual.

ace muchos años atrás, estaba mal visto que las mujeres pagaran las cuentas de los hombres, y aunque hoy eso ha cambiado y las relaciones se están haciendo más equitativas desde económicamente, toma de decisiones, roles, hasta en las tareas de la casa, pero en algunas ocasiones se suele abusar más de la cuenta. Es importante mencionar que no está mal que las mujeres paguen de vez en cuando, alguna ida al cine, la cena y el café, sin embargo, debe ser algo mutuo en lo que ambos aporten por igual, es decir, hoy ella paga el cine, pero mañana él paga la pizza y la próxima semana lo pagan entre los dos. Eso podría ser lo ideal dependiendo de cada relación.

El problema es cuando esto no sucede y eres tú quien carga con todas las cuentas de su relación y empiezas a verlo normal porque crees que debes compartirle absolutamente todo, tanto como para que lo tuyo también sea de esa persona. Es verdad que en el amor es importante la unión y el compartir, pero es aún más importante cuando ambas partes caminan a la par y se vuelve una balanza perfectamente equilibrada.

1. Tú pagas las cuentas

“No te preocupes, yo pago” es la frase que más dices cada que están juntos. Sabemos que lo haces porque sientes que son un equipo y que no está mal que tú le invites de vez en cuando (ojo: no, no está mal) sin embargo, lo mejor es que sea equitativo y que sea una balanza, todo lo contrario de lo que a ti te está sucediendo porque, en realidad, el peso de las cuenta cae contra ti.

 

2. Le das regalos

Los detalles son importantes para mantener cualquier relación, pero te das cuenta de que en la tuya son en exceso y solamente son de tu parte. No importa qué tan grande o pequeño sea, tú siempre buscas la forma de hacerlo feliz consintiéndolo. El problema es que no recibes nada a cambio, y aunque no lo esperes, su relación no es pareja.

No te preocupes, yo pago y otras señales de que te estás enamorando de un mantenido 2

3. Le ayudas a conseguir trabajo

Sabes que siempre se queja de que no tiene dinero, y cuando se presta la oportunidad, le ayudas a conseguir trabajo, incluso le compartes los tuyos para apoyarlo. Es cierto que el apoyo es fundamental, sin embargo, no cuando la otra parte no pone de su parte parar mejorar cada día.

 

4. Tú eres quien más coopera cuando salen

Es válido que ambos cooperen cuando tienen una cita, aunque te has dado cuenta de que eres tú quien siempre lo hace más, y aunque hasta cierto punto no te molesta, esto se ha hecho una costumbre y él sabe que mientras tú continúes, para él mucho mejor.

5. Sí tiene dinero para salir con otras personas

A ti siempre te dice que no tiene dinero para que que puedan verse, sin embargo, sí lo tiene cuando va a salir con alguien más. Amiga, date cuenta, ese hombre sólo te ve como su signo de pesos.

 

6. Le prestas dinero

Eres la primera persona a la que recurre cuando necesita salir de algún problema económico, y aunque no te causa problema y no ves mal ayudarlo, el dinero que le prestaste nunca vuelve y peor aún, esto se hace con bastante regularidad.

No te preocupes, yo pago y otras señales de que te estás enamorando de un mantenido 6

7. Usa la manipulación

Sabe perfectamente cómo actuar como si fuera la víctima, tiene las palabras perfectas y un poder de convencimiento para que veas que lo que hace es completamente normal y que es tu deber ser la fuente financiera de la relación.

No te preocupes, yo pago y otras señales de que te estás enamorando de un mantenido 7

8. Siempre olvida la cartera

Es una frase clásica de cualquier hombre que no quiere ayudar con los gastos de una cita, a veces es cierta, a veces no lo es, pero aquí te has dado cuenta de que es constante y te sientes incómoda.

Fuente: Cultura Colectiva