Crisis de Calais: la “mafia inglesa” que trafica migrantes a Reino Unido desde Francia

- en El Mundo

Personas de nacionalidad británica participan en el tráfico de migrantes a Reino Unido desde el norte de Francia, le dijo a la BBC un alcalde francés de la zona donde operan los traficantes.

Un migrante sirio, que dijo haber pagado US$23.000 intentado llegar al Reino Unido, también afirmó que muchos de estos criminales son ciudadanos británicos.

La BBC vio autos con matrículas de Reino Unido en un campamento a las afueras de Dunkirk, una población costera francesa a unos 50 kilómetros de Calais.

Desde esta última población miles de personas han intentado entrar en el túnel del Canal de la Mancha para alcanzar territorio británico colándose en camiones.

El alcalde de la localidad cercana de Téteghem, Franck Dhersin, dijo que es frecuente ver en la zona autos registrados en Reino Unido, conducidos por lo que calificó de «mafia inglesa».

Dhersin dijo que la gente que protesta en Reino Unido sobre los migrantes que están intentando llegar al país no se da cuenta de que los autos en los que viajan «son ingleses y los propietarios también».

Desde Dunkirk, los migrantes son conducidos en auto a lugares desde los que intentan colarse en los camiones.

El migrante sirio que habló con la BBC bajo condición de anonimato dijo que gastó US$18.700 intentado llegar a Francia desde Siria y otros US$4.300 intentado cruzar el canal.

Dijo que los traficantes amenazan a los migrantes si no cumplen sus órdenes.

Más organizados

«Tengo mucho, mucho miedo», afirmó.

«Tienen pistolas. Te la ponen en la cabeza y te dicen que si te mueves, te matan».

Dhersin afirmó que los traficantes son «muy violentos» y «solo quieren ganar dinero con los migrantes».

Según el alcalde, los traficantes llevan varios años operando en la zona, pero ahora están mucho más organizados que antes.

Dhersin insistió en visitar el campamento de Téteghem a pesar de los peligros.

«Quise mostrar que un alcalde francés puede entrar donde quiere», dijo.

«Les dije que iba a entrar y que, si no me dejaban, volvería con la policía».

Un migrante pagó US$23.000 para llegar desde Siria a Francia.

Pero uno de los hombres le enseñó un arma y le amenazó con violar a una reportera que lo acompañaba.

La policía le recomendó no volver.

Pascal Aerts, que dirige la oficina que vigila a los migrantes en Calais, le dijo a la BBC que es consciente de la probable participación de británicos en el tráfico.

«No tengo pruebas de que son ingleses, pero sabemos perfectamente que hay vínculos entre los traficantes y los receptores en Reino Unido, y con los traficantes que trabajan en Francia».