Parece que en Veracruz hubiera total impunidad ante asesinatos de periodistas: Solalinde

- en Carrusel, Estado
Señala tibieza e indiferencia por parte de las autoridades eclesiásticas ante los hechos.

Con su característica franqueza, el sacerdote Alejandro Solalinde Guerrera señala que en los asesinatos de periodistas en Veracruz ha imperado la tibieza e indiferencia por parte de las autoridades eclesiásticas que no se han pronunciado abiertamente contra estos actos, “y sí en cambio se reúnen y apapachan a los gobernantes”.

Con firmeza, el titular del albergue para migrantes Hermanos en el Camino en el municipio oaxaqueño de Ixcatepec señala que “tal parece que aquí en Veracruz hubiera una total impunidad ante asesinatos y persecución hacia los periodistas”, y agrega que “el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido cómplice en esto también, como lo son los obispos. Qué pena que ni la federación ponga atención a esto, pero tampoco la ciudadanía que ha sido complaciente y ya no digo de nuestros obispos, lo siento mucho pero ante esto la provincia eclesiástica de Veracruz está viendo los toros desde la barrera. No hay garantías para ejercer el periodismo”.

Por otra parte, comentando sobre la actual situación de miles de migrantes que con el plan Frontera Sur son impedidos de llegar a la Unión Americana, Solalinde Guerra indica que este “sólo fue un operativo del gobierno mexicano para quedar bien con el de Estados Unidos, al hacerle la chamba que debiera realizar el vecino país del norte, pero en el pecado llevamos la penitencia, pues al cerrar las fronteras la mayoría de los centroamericanos se están quedando en México con el riesgo de ser reclutados por grupos delictivos”. Y también afirma que “creo que el Instituto Nacional de Migración debe presumir pero con Estados Unidos que les ha pagado para eso, para que los detengan, pero lo que deberían presumir es respetar los derechos humanos”, pues insiste en que “Frontera Sur no fue más que un vil operativo policíaco que ha dado resultados para Estados Unidos”.

Solalinde Guerra señala que durante su estancia en Veracruz acudirá a algunas cárceles donde hay migrantes detenidos “que fueron reclutados a fuerza por bandas del crimen organizado y cuyos derechos humanos son violados”; dice que “la Orden de la Merced que atiende la Pastoral Penitenciaria acudirá al penal de Cosamaloapan, donde hay centroamericanos recluidos”, e indica que en cárceles veracruzanas “hay más de 150 centroamericanos acusados de extorsión o secuestro, pero muchos de ellos fueron obligados al sicariato por los delincuentes, pues o le entraban o los mataban. La justicia no ha estudiado bien esos casos y muchos están con procesos parados, sin sentencia siquiera”.

Finalmente alguien le ha preguntado sobre la actitud racista y retrógrada del aspirante republicano a la presidencia norteamericana, Donald Trump, y confirma que allá “está de moda ser racista pero no se dan cuenta que el destino los va a alcanzar porque todo lo malo que hoy hacen tarde o temprano se les revertirá”.

 

con información de Noreste