La UV no renuncia a la lucha; ser críticos nos ha hecho adversarios molestos: Rectora

- en Estado

En su discurso del II informe de labores, la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, reconoció que este año ha sido significativo por diversos motivos.

«Este año ha sido el año de Ayotzinapa, que como pocos marca un antes y un después, Más allá de la tragedia de los 43 desaparecidos, más allá de la falta de credibilidad en el estado de derecho, este hecho señala la vulnerabilidad de las instituciones de educación superior ante la violencia», reconoció.

Consideró que el compromiso juvenil de los estudiantes, el conocimiento critico de los académicos y la claridad de sentido de justicia social, hacen de los universitarios un adversario molesto para quien opta por la senda fácil de la brutalidad.

» A nuestra universidad le ha pasado factura la violencia irrespetuosa y aparente irrefrenable que nos ha sacudido, en primer lugar de forma física, en segundo de forma más sutil pero igualmente devastadora, la distorsión de la pública a través de redes sociales y otros medios, y la ocupación totalitaria de nuestros espacios públicos, se nos ha agredido a quienes no estamos de acuerdo con el tipo de respuesta violenta y vulnerante que algunos quieren imponer», dijo.

Insistió en que el logro que enmarca el trabajo de la comunidad y es un logro colectivo, es encarar la provocación de la violencia de una forma serena, reflexiva y valiente.

«La Universidad Veracruzana no renuncia a la lucha, tiene razones para luchar, pero nuestra lucha no es reactiva, eso ha dejado desarmado a nuestros hostigadores, ante la pregunta, cómo enfrentar la violencia, la comunidad da respuesta innovadoras, criticas», comentó.

Recordó que la Universidad tiene una tradición de lucha, y eso es algo a lo que no se renunciara: «No renunciaremos a encarar los males del estado, y ante los que se mide nuestra altura moral, que a nuestros adversarios les quede claro que nuestro compromiso no es solo otorgar lados académicos, lo que este ultimo año nos ha hecho es nuestra posición con nuestros estudiantes, es el fortalecimiento con las comunidades».

La rectora de la Universidad dijo la máxima casa de estudios ha renunciado a la violencia como respuesta a la violencia, al burdo golpeteo del vandalismo urbano, » pero también se ha renunciado a la pasividad que termina haciéndose culpable».