«No vinimos al mundo sólo a trabajar y comprar» Pepe Mujica

- en El Mundo
El ex presidente de Uruguay José Mujica, a quien se le ha reconocido por su modelo político y económico redistributivo, además de sus prácticas de vida austeras, declaró que “Esto, la vida, es un minuto y se va. Tenemos la eternidad para no ser y solo un minuto para ser”, durante la inauguración del Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento, organizado por la Cadena Ser y en el que participan, entre otros, Fernando Savater, Antonio Muñoz Molina o Elvira Lindo.

Mujica pasó 30 años en la cárcel durante la dictadura de su país, dijo pertenecer a “una generación que quiso cambiar el mundo pero cometió el terrible error de no querer cambiarse antes a ella”.

Estas y otras reflexiones del mismo tipo, fueron pronunciadas por el uruguayo en Córdoba, durante la inauguración del Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento, organizado por la Cadena Ser y en el que participan, entre otros, Fernando Savater, Antonio Muñoz Molina o Elvira Lindo.

Mujica, antiguo guerrillero Tupamaro terminó su cargo en el ejecutivo de su país desde que el 1 de marzo, sin embargo, sus consideraciones políticas, además de su estilo de vida, se han convertido en un referente para muchos.

“Tiene ventaja esto de ser viejo, porque de joven uno puede creerse en demasía estos elogios”, dijo Mujica, transmitiendo al auditorio un mensaje humanista. “Pero yo no soy ni un filósofo ni un intelectual. Lo fui hasta los 25. Hasta esa edad lo leía todo, desde la guía telefónica a Séneca”, bromeó.

“Séneca nos decía no es pobre quien tiene poco, sino quien mucho desea. Y la tribu aimara añade pobre es el que no tiene comunidad. Estos son los valores que realmente importan”, subrayó. Y así puso en la diana a la economía de mercado y al sistema de crecimiento basado en el consumo. “Yo no planteo un atraso ni una paralización, solo lucho contra la identificación de que la felicidad es la capacidad de comprar cosas nuevas”.

Para Mujica, uno de los terrores y errores del actual modelo social y económico es la “esclavitud” del trabajo. “No vinimos a este mundo solo a trabajar y comprar; vinimos a vivir. La vida es un milagro; la vida es un regalo. Y solo tenemos una”.