EU relaciona al Estado islámico con el accidente del avión ruso

- en El Mundo

Según la versión oficial del Comité Ruso encargado de aclarar tanto los detalles técnicos como los humanos que pudieron causar el accidente del avión ruso en el que murieron 224 personas, el Estado Islámico nada tuvo que ver con el accidente y advirtió que sus declaraciones de responasabilidad sobre el hecho se trataron de un oportunismo para hacerse al evento como un acto bélico y demostrar así gran capacidad terrorista en replesalia contra la ofensiva militar rusa en territorio sirio hace ya más de un mes.

No obstante, y a pesar de la declaración oficial, EU insiste en que el accidente pudo haber sido objeto de un atentado del Estado Islámico (EI) o algún grupo yihadista vinculado a él. De hecho, según fuentes de la inteligencia estadounidense citadas por varias cadenas del país, los investigadores estudian la posibilidad de que un artefacto explosivo fuera colocado a bordo del avión por alguien antes de su despegue, en el aeropuerto de Sharm el Sheij, de donde partió con destino San Petesburgo.

Hoy precisamente, la rama egipcia del EI, Wilayat Sina, insistió en responsabilizarse del derribo del avión, aunque no ofreció detalles de cómo realizó la supuesta operación.

En una grabación de audio, el grupo terrorista aseguró que «los soldados del califato anunciaron su responsabilidad del siniestro del avión, y los que no quieren creerlo que mueran de rabia». «No estamos obligados a decir cómo lo hemos derribado. Busquen en las cajas negras», expresó Wilayat Sina en respuesta al rechazo inicial de las autoridades y numerosos expertos sobre la posibilidad de que el avión hubiera podido ser derribado por el grupo. Sin embargo, las mismas autoridades estadounidenses descartaron esta semana que en la lista de pasajeros o en la tripulación a bordo de la aeronave se encontrara alguien vinculado a grupos terroristas.

Por su parte, los directivos de MetroJet apuntan a la posibilidad de una «acción mecánica exterior» como causa del siniestro, mientras que Egipto descarta la hipótesis de un atentado terrorista.

Asimismo, el director nacional de Inteligencia de EU, James Clapper, dijo hace dos días que no hay ninguna «evidencia directa» de terrorismo en la catástrofe aérea y que es «improbable» que Wilayat Sina tenga capacidad para una operación de esta envergadura.