En Veracruz, riesgo latente ser mujer

- en Carrusel, Estado
Sólo 1 de cada 3 casos de feminicidios de Veracruz tienen una condena penal.

De las 303 denuncias por feminicidios que tiene en sus manos la Fiscalía General del Estado (FGE) desde 2012, solamente en 97 se realizó el ejercicio de la acción penal; es decir, menos de la mitad de los asesinos de mujeres purgan o purgaron una condena.

En términos porcentuales, las autoridades veracruzanas han castigado solamente al 32 por ciento de los feminicidas.

Y en medio de la indiferencia de las autoridades, la declaración de una Alerta de Violencia de Género (AVG), no ha evitado que los crímenes contra las mujeres sigan en aumento.

El promedio de asesinatos de las féminas pasó de siete de manera mensual desde el 2014, a 15 en 2017; es decir, más del 100 por ciento de incremento.

Veracruz, sentencia de muerte

Las denuncias por homicidios de mujeres ha ido de menos a más en cinco años, teniendo su pico en 2015, cuando se iniciaron procesos penales por 96 casos.

De acuerdo con datos obtenidos por PRESENCIA, los reportes de feminicidios en la Fiscalía General acumulan hasta el 2017, 303 casos; de esos, 10 corresponden a lo que va del año, contra los casi 40 feminicidios de los que existen reporte, es decir, solo el 20 por ciento.

De esta manera, en 2012, la FGE inició 17 investigaciones ministeriales, de las cuales dos aún están en trámite; en 15 ya hay alguna determinación judicial, que se derivan en el ejercicio de la acción penal para 14 casos y una incompetencia.

Un año más tarde, en 2013, la autoridad judicial inició 56 procedimientos: 42 investigaciones ministeriales y 14 carpetas de investigación.

De esas, en 27 hay ya una conclusión: en 23 casos se ejercitó la acción penal, en dos la extinción de la acción penal, mientras que en dos más, se declaró la incompetencia. El resto sigue en trámite.

Para 2014, se siguió un proceso para 61 presuntos feminicidios; 38 investigaciones ministeriales y 23 carpetas de investigación. La mayoría, 37, siguen en trámite.

De las 24 determinaciones de la FGE, se ejercitó la acción penal en 21 casos, la no acción penal en dos, mientras que hubo un caso declarado como incompetencia de la autoridad.

En el 2015, la cifra de asesinatos contra mujeres denunciados ante la autoridad, presumiblemente feminicidios, se disparó a 96, siendo la más alta en los últimos años.

Ese total, se divide en 38 investigaciones ministeriales y 58 carpetas de investigación; el 70 por ciento, es decir, 69 casos, están detenidos.

Respecto de las 27 determinaciones de la autoridad, hubo 23 ejercicios de la acción penal, en tres casos se determinó el no ejercicio y se decretó una incompetencia.

El año pasado, 2016, representa el año con más impunidad, pues el 74 por ciento de los procesos están estancados, la cifra más alta de rezago respecto de asesinatos de mujeres en el periodo en cuestión y durante un año.

Ese año, se generaron 63 investigaciones ministeriales y carpetas de investigación. 47 siguen en trámite y solamente en 16 hay conclusiones; 15 son ejercicios de la acción penal y se desechó una por incompetencia.

En lo que va del 2017, se han iniciado 10 carpetas de investigación, el 90 por ciento sigue en trámite y en la que ya hay conclusión, se ejercitó acción penal.

Lo anterior significa que 194 de 303 muertes en un periodo de poco más de cinco años, no han derivado en responsabilidades; el 68 por ciento de los feminicidios siguen impunes en Veracruz, donde la cifra se eleva cada mes.

Discursos gubernamentales: reforzamiento a la impunidad

Respecto a la violencia que viven las mujeres en la entidad, Estela Casados González, académica de la Universidad Veracruzana (UV) e integrante del Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM) lamenta que la alerta de género no esté funcionando, pues «la situación de las mujeres debería ser otra».

Casados González, quien coordina los trabajos del proyecto «asesinatos de mujeres y niñas por razón de género. Feminicidios en la entidad veracruzana» de la Facultad de Antropología de la UV, explicó que ni siquiera los 11 municipios que entraron en la alerta, saben cuáles son las estrategias que deben implementar a raíz de esta.

En ese contexto, señaló que según el monitoreo que llevan, desde que se decretó la alerta, se han cometido en Veracruz 55 asesinatos de mujeres; aunque el promedio mensual era de 15 feminicidios, hay meses funestos:

En octubre del año pasado fueron asesinadas 30 mujeres, una por día. Febrero cobra la misma dimension, al registrarse 24 homicidios de mujeres.

«Cobra mayor relevancia febrero porque estamos en medio del mecanismo de alerta de violencia  de género contra las mujeres y no debería tener estas dimensiones» alertó.

Desde noviembre, que se implementó la acción desde la Secretaría de Gobernación, en diciembre se registraron 13 asesinatos, en enero de 2017 se contabilizaron 15 y en febrero 24.

«Es terrible en el contexto donde se desarrollan eventos con convocatoria de autoridades federales, como el que se llevó a cabo el pasado 3 y 4 de marzo en Córdoba en donde se había oficializado la presencia del ejecutivo estatal y la asistencia de la Segob y ninguno de los dos estuvo presente», recriminó.

Estela Casados dijo que la lectura de esas ausencias no es otra cosa que una falta de interés ante la matanza de mujeres, pues si bien no es el único problema que enfrenta el estado, la población femenina representa más de la mitad de quienes habitan la entidad, y de ahí su importancia.

«Las mujeres importamos, eso lo tenemos claro pero el mensaje que están enviando las autoridades parece contrario a sus discursos. No hay acciones articuladas, no hay trabajo estratégico y coordinado y en ese sentido se está mandando un mensaje de reforzamiento a la impunidad».

Recordó que las muertes han tenido un crecimiento acelerado; mientras en 2014 se registraron 74 feminicidios, la cifra subió a 99 en 2015. Pasó a 190 en 2016 y la tendencia actual es de 39 entre enero y febrero.

En Veracruz, la forma más grave de violencia

Recientemente Patricia Ravelo Blancas, integrante del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), señaló que la decapitación de mujeres en Veracruz se ha colocado ya como la forma más grave de ejercer violencia contra las féminas.

La investigadora señaló que lo que ocurre en Veracruz y el resto del país se trata de una emergencia nacional.

Ravelo Blancas, quien ha realizado estudios acerca de las muertes de niñas en Ciudad Juárez entre 1993 y 1996 dijo que es poco común que en los feminicidios se encuentren este tipo de violencias como las decapitaciones, lo cual habla de la intención plena de infundir terror entre la población.

«Eso no es común en los feminicidios, en este las desnucan, estrangulan, las mutilan y les extraen órganos, pero las decapitaciones son muy fuertes; es causar un ambiente de miedo y seguir fortaleciendo la política de terror, que emana directamente del Estado mexicano».

Para la investigadora, hay grupos de poder a los que les conviene la política «del terror» porque hay intereses que generan ganancias tanto nacionales como internacionales, pues obedece a un comercio global en demanda de servicios sexuales, fomentada por el capitalismo al cultivar una industria criminal con ganancias del trafico de mujeres, explotación sexual, indocumentados, drogas y violencia.

Asimismo, alertó que las desapariciones de mujeres, adolescentes y niñas en los estados del sur- sureste del país, como Veracruz, están relacionadas con la trata de personas, pues dijo que son enviadas a otros estados e incluso a otros países.

«El cuerpo y la sexualidad de las mujeres están inmersos en una violencia estructural en donde la misoginia, los prejuicios sociales y la moral represiva fortalecen un sistema económico mas amplio de la globalización», citó.

Municipios rezagados

La zona sur es ejemplo vivo del rezago en el que viven los municipios incluidos en la alerta de género y la poca importancia que le han dado.

Coatzacoalcos, Minatitlán y Las Choapas empezaron apenas, cuatro meses después, el proceso de integrar comités para atender esta problemática.

La Directora del Instituto Municipal de la Mujer en Coatzacoalcos, Minerva Montoya Rojas, aseguró que en el Marco de la Semana y el Día Internacional de la Mujer, aprovecharán las instituciones de prevención e impartición de justicia así como asociaciones y dependencias municipales para formar un «grupo de seguimiento y evaluación» para revisar casos de feminicidios y violencia contra la mujer en general.

La funcionaria municipal reconoció que tras la declaratoria de Alerta de Género ha faltado la coordinación interinstitucional para implementar las acciones de prevención y protección correspondientes a este sector vulnerable de la población.

La alerta ya está la cosa es que nos pongamos a trabajar todos, instituciones, incluso lo que es también la población que todos participemos en cuanto a que sepamos que cosa debemos hacer en caso de que se presentara alguna situación en donde podamos pensar que corre peligro la mujer», estableció.

Montoya Rojas lamentó el asesinato que sufrieron tres mujeres -entre ellas una menor de edad- que habían sido secuestradas y cuyos restos fueron encontrados en una fosa clandestina de Minatitlán, aunado a una alta incidencia de suicidios de féminas por problemas de violencia dentro del hogar.

Casi cuatro meses después, Boca del Río, Coatzacoalcos, Córdoba, Las Choapas, Martínez de la Torre, Minatitlán, Orizaba, Poza Rica de Hidalgo, Tuxpan, Veracruz y Xalapa, no han dado muestra de mayor avance en la protección de las mujeres, mientras la muerte continúa al acecho.

 

Con información de Presencia.mx