Se ahorca estudiante de la secundaria ETA en Las Choapas

- en Carrusel, Nota roja
Estaba con su familia en el cuarto y le dio hambre, cuando salió a la cocina ya no regresó, luego, lo encontraron colgado y sin vida.

Las Choapas, Ver.- Un adolescente de 14 años de edad, habitante de la calle Begonia, de la colonia Anáhuac, fue encontrado ahorcado atrás de su casa la noche de ayer domingo, causando consternación entre los vecinos y familiares, quienes no logran entender por qué tomó esta fatal decisión.

Se trata del menor de identidad resguardada bajo las iniciales A. N. F., estudiante de primer año en la Escuela Técnica Agropecuaria, número 40.

El adolescente se levantó temprano para lavar su uniforme para tenerlo listo para este lunes, además limpio su cinturón, el mismo con el que horas más tarde acabaría con su vida.

Cuando dieron la cinco de la tarde acudió a una peluquería a cortarse el cabello, regresó luego de algunos minutos, con su nuevo look disfrutó de la tarde en compañía de sus padres y su abuelita Amparo López Sánchez, para ella era su adoración, le daba todo.

En su cuarto tenía computadora, impresora, juguetes y hasta aire acondicionado, nada le faltaba, alrededor de las 21:00 horas le dijo a su abuelita que tenía hambre, pero que él se calentaría un tamal con café.

Al paso de algunos minutos, al ver que no regresaba, salieron a buscarlo a la cocina, sobre la mesa, permanecía su tamal y el vaso de café.

La escena que encontraron detrás del patio fue aterradora, ahí, debajo de una viga, colgado con su cinturón, encontraron al adolescente.

Entre la familia lo bajaron y lo colocaron en una sillón, llamaron a la policía y minutos más tarde acudió una patrulla de la Policía Municipal y paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, pero ya nada pudieron hacer por él.

Personal de la Fiscalía General del Estado hizo su arribo al sitio, dando fe elementos de la Policía Ministerial del Estado y Servicios Periciales, siendo trasladado a una funeraria local para practicarle la necropsia de ley y así entregar el cuerpo a su familia para que le den su cristiana sepultura.

Sus familiares no daban crédito a estos hechos, ya que no había aparente motivos para que tomara esa decisión, pues aseguran que no lo habían reprendido; lo extraño del caso es que sí se sirvió su tamal y su café, por lo que serán autoridades de la Policía Ministerial que investiguen y esclarezcan los hechos.