Por qué se trata como animales a los enfermos mentales de África

- en El Mundo

Donde hay guerra, hambre, desplazamiento, son los más vulnerables los que sufren más.

—Robin Hammond

La dignidad no es un derecho, es un privilegio. Un privilegio para quienes pueden escapar de la esclavitud y el sometimiento de sociedades repletas de odio e ignorancia. Así lo demuestra la siguiente serie fotográfica que, por cierto, no es agradable. De hecho, preferiríamos no verlas…

Robin Hammond es un fotógrafo que nos pone de frente esta cruel realidad. Nos demuestra cómo en una región africana, todas las medidas resultan completamente insuficientes e inútiles ante esta situación. Se trata de personas con problemas mentales que son tratados como si fueran animales y olvidados por la comunidad.

No queremos verlo, pero cerrar los ojos significa ser cómplices. Él mismo lo explica.

«Los africanos con enfermedades mentales en regiones en crisis se resignan a los rincones oscuros de las iglesias, encadenados a camas de hospital oxidadas, encerrados para vivir detrás de las rejas de las cárceles sucias».

«Algunos han sufrido un trauma que conduce a la enfermedad. Otros nacieron con discapacidad mental. En los países donde la infraestructura ha colapsado y los profesionales de la salud mental han huido, el tratamiento es a menudo el mismo —una vida en cadenas—».

«Comencé a documentar las vidas de los enfermos mentales en los países africanos en crisis en un intento de aumentar la conciencia de su difícil situación. Viajé a las zonas devastadas por la guerra de Congo, Sudán del Sur, Mogadishu y Uganda. Pasé tiempo con los desplazados en los campos de refugiados en Somalia y Dadaab. En Nigeria fui a ver los impactos de la corrupción en las instalaciones para los enfermos mentales».

«Después de 12 años de documentar temas de derechos humanos, nunca he encontrado un mayor ataque a la dignidad humana. Estas personas son invisibles y por lo tanto su sufrimiento ignorado. Este proyecto se está produciendo con la esperanza de que la ignorancia ya no pueda utilizarse como excusa para la inacción».

Hammond ha sido merecedor de un sinfín de premios a nivel mundial. Entre ellos, está la del Fondo W.Eugene Smith para la Fotografía Humanística, el premio World Press Photo, el Premio Internacional de Conocimiento Mundial Pictures of the Year, el Premio FotoEvidence Book, Carmignac Gestion Photojournalism Award y cuatro premios Amnistía Internacional por el periodismo de Derechos Humanos.

La enorme habilidad que posee para disparar en el lugar y momento preciso la ha usado en beneficio de un bien mayor: los Derechos Humanos.

Aunque nació en Nueva Zelanda, Robin ha vivido en diversos países como Japón, Reino Unido, Sudáfrica y Francia. Él mismo describe así su trabajo: «No soy sólo un fotógrafo, soy un narrador. La toma de la imagen, el empuje del botón, el tiempo que tengo la cámara en mi mano es tan pequeño comparado con todas las otras cosas como la investigación, el viaje allí, y descubrir lo que está pasando. Incluso compartiendo comidas con la gente y tratando de entender el contexto de la situación en la que estoy. Tomar la fotografía es el final de un gran proceso».

Fuente: https://culturacolectiva.com/fotografia/por-que-se-trata-como-animales-a-enfermos-mentales-de-africa/