Presidirá el Obispo López Plaza ceremonia religiosa en honor a San Martín Obispo

- en Carrusel, Municipios Sur

Por: Esperanza Arias Rodríguez

Anualmente la fiesta patronal en honor a San Martìn Obispo, reviste gran importancia para la feligresía católica pero también para los ciudadanos ansiosos de distraerse con eventos artísticos y culturales o bien los juegos mecánicos y los bailes populares.

Este año la comunidad eclesiástica de la parroquia San Martín Obispo vuelve a esmerarse en la preparación de las actividades especiales dedicadas al patrono de los acayuqueños, por lo que el día sábado 11 a la 1 de la tarde, el Obispo de la Diócesis de San Andrés Tuxtla , Monseñor Fidencio López Plaza presidirá la liturgia en la parroquia San Martin.

Y como se ha hecho costumbre en años recientes, al concluir el ritual sacro, habrá una intervención de los integrantes de la Danza de Arrieros y Morenos, así como de la Danza de los Moros, del vecino municipio de Soconusco.

Afortunadamente, cohabitan en armonía el santoral católico y mayordomía con las expresiones culturales populares e indígenas de Acayucan y la región, y los días de fiesta patronal son el escenario perfecto para mantener viva esa mezcla de eventos religioso-culturales.

Igualmente, habrá otras presentaciones artísticas como son el ballet de la Asociación Civil Progresa Acayucan y la destacada banda filarmónica de la comunidad de San Miguel, cuyos miembros han dado muestra de tesón y amor por la música.

Durante la tarde, a partir de las 4, tal cual marca la tradición, la imagen de San Martín Obispo hará un recorrido por las principales avenidas de la ciudad.

Acayucan es cultura y hoy más que nunca, la ciudadanía desea vivir eventos limpios, buenos, alegres, de fervor religioso, para contrarrestar estos aciagos días de sufrimiento y violencia.

Quién fue San Martín Obispo de Tours o San Martìn Caballero?

*Patrono de los soldados, tejedores y fabricantes textiles. Patrono de Francia, de Hungría y de las ciudades de Buenos Aires, Groninga, Colonia Tovar, Las Fraguas, Quillota y Orense. Santo muy venerado en todo el mundo, tiene bajo su patronazgo múltiples parroquias a lo largo de Europa.

La iglesia celebra cada año la fiesta del Obispo Martín, pero no se sabe casi nada de él y en cambio nos es muy familiar la imagen de un soldado vestido estilo romano antiguo y partiendo su capa para compartirla con un anciano que yace tirado bajo sus pies, y le llamamos San Martín Caballero, sin tener en cuenta que es el mismo personaje.

Martín nació en Pavia, Italia alrededor del año 316, hijo de padres paganos. Cuando tenía doce años pidió ser admitido como catecúmeno, es decir, como candidato para recibir el bautismo. El tiempo del catecumenado podía durar varios años. Mientras tanto, Martín fue obligado a formar parte del ejército romano.

En el invierno del año 334 cabalgaba el joven soldado, ya bautizado, por el portón de la ciudad de Amiens, cuando vio un mendigo muriéndose de frío. Con su espada partió su capa militar y le regaló la mitad al pobre anciano que se encontraba tirado en el suelo.

Más tarde Dios le concedió la alegría de ver convertida a la fe cristiana a su madre. Sin embargo, tuvo que sufrir la persecución de los arianos. Su vehemente deseo de vivir la vida religiosa se realizó cuando Hilario, Obispo de Poitiers, lo recibió en su Diócesis y le brindó su amistad.

En los primeros siglos de la iglesia los obispos eran elegidos por el clero y el pueblo. Estas elecciones dieron muchas veces buenos resultados. Así sucedió en el caso de la elección de Martín para ocupar el cargo de obispo en la ciudad de Tours.

El santo obispo vivió una vida de oración, de pobreza y de penitencia realizando a la misma vez una fructífera labor apostólica para evangelizar extensas regiones rurales que todavía eran paganas.

Su pueblo lo amó como a un verdadero padre, ya que continuamente visitaba sus parroquias, para predicar la Buena Nueva y ayudar a los marginados y perseguidos.

Se difundieron muchas leyendas de su poder de hacer milagros y no faltaban tampoco las intrigas de algunos miembros del clero que, a causa de los nuevos privilegios concedidos a la Iglesia por el emperador Constantino, compartían los honores y las riquezas de la corte.

Cuando llegó a la ancianidad se dirigía frecuentemente a Dios con esta oración: “Señor, si tu pueblo todavía me necesita, no rehúso el trabajo, pero hágase tu voluntad”. Murió durante un viaje al ir a visitar una parroquia, el día 8 de noviembre del año 397. Sus funerales que se realizaron el día 11 de noviembre, fueron una manifestación del cariño de sus fieles, religiosos y seglares.

Es muy común, sobre todo en las puertas de los comercios, el ver una imagen de San Martín Caballero, pero es triste que también lo usen en forma supersticiosa al unirlo a otras cosas para atraer la “buena suerte”, tales como herraduras, colguijes de ajos, etc. San Martín no necesita nada de eso, simplemente encomiéndese a la intercesión de este santo obispo y confíe en la Divina Providencia y no ofenda a Dios con supersticiones.

Oraciòn a San Martín Obispo: Oh Dios, que fuiste glorificado con la vida y muerte de tu obispo San Martin de Tours, renueva en nuestros corazones las maravillas de tu gracia, para que ni la vida ni la muerte puedan apartarnos de tu amor. Por Cristo Nuesro Señor.

 
Fuente: Parroquia del Espìritu Santo y Señor Mueve Corazones