La perrita rescatista Frida se podría jubilar en 2020

- en Carrusel, Nacional
Se ganó el cariño de todos los mexicanos y del mundo por la importante labor que realizó en septiembre tras los sismos que azotaron al país y ayudará a entrenar a perros más jóvenes.

Frida, la perra rescatista que representa el trabajo que hacen todos los caninos de la Secretaría de Marina (Semar), tiene el potencial para desempeñarse en su heroica labor por otros dos años más.

Hoy, la perrita más famosa de México y el mundo, a pesar de que cumplirá nueve años de edad, está perfectamene sana gracias a todo el trabajo de los veterinarios y del personal de la sección canina de la Oficialia Mayor.

“Nuestros perros se mantienen perfectamente sanos; a pesar de que (Frida) es un perro que va a cumplir nueve años, tiene mucha energía, le gusta mucho el trabajo que hace y se mantiene perfectamente en forma”, señaló Israel Monterde Cervantes, jefe de la sección canina del Cuartel General del Alto Mando.

En entrevista con Notimex, el capitán de Fragata indicó que el cuidado que se les da a los perros de la Semar ayuda a prolongar sus vidas y estar siempre saludables.

“Estamos estimando que Frida todavía puede ser un par de años perro operativo, posteriormente pasará a ser un perro de confirmación, (es decir) un perro que va a ayudar a entrenar a los caninos más jóvenes”, apuntó.

Explicó que durante los entrenamientos los perros más jóvenes empiezan a detectar los lugares donde hay personas atrapadas y Frida ayudará a confirmar si el trabajo del canino fue adecuado.

“Vamos a llevar a Frida y ella nos va a confirmar si el perro de trabajo fue adecuado o no, es una labor menos desgastante para Frida; ya pasando esa etapa de confirmación, posteriormente son donados los perros a personal de la Marina”, indicó Monterde Cervantes.

Frida todos los días entrena para estar en óptimas condiciones de salud y lista para dar la batalla, así como lo hacen todos los elementos de las Fuerzas Armadas; realiza caminatas, ejercicios físicos, así como ejercicios de búsqueda y rescate con personas.

“Se mantiene constante en entrenamiento, porque si se deja un tiempo (el entrenamiento) puede perder la efectividad, lo que nosotros queremos es la efectividad, que eso siempre ha distinguido a los perros de la Marina”, destacó.

Frida llevó un entrenamiento de entre un año y un año y medio, por lo que se estima que está por cumplir ocho años de vida operativa, es decir, en las tareas de búsqueda y rescate.

Frida se ganó el cariño de todos los mexicanos y del mundo por la importante labor que realizó en septiembre tras los sismos que azotaron al país; su intervención fue fundamental para la localización de personas bajos los escombros en Juchitán, Oaxaca y en el colegio Rébsamen, en la Ciudad de México.

“Frida representa toda esa labor que hace la Secretaría de Marina a través de los binomios de rescate para salvar a las personas (…) Todos los perros de la unidad canina permanentemente están entrenándose y es muy importante que el trabajo sea muy constante de los perros de búsqueda y rescate porque no sabemos en qué momento se tengan que ocupar, en ese momento el perro tiene que estar 100 por ciento operativo”, indicó el capitán.

Israel Arauz Salinas, manejador de Frida, indicó que una vez que se conforma el binomio canino se trata de que funcionen la mayor parte del tiempo, es así como ha acompañado a Frida en contingencias en Ecuador, en Juchitán y en la Ciudad de México.

En entrevista con Notimex, señaló que a lo largo de estas tareas se enfrentan a diversas dificultades; desde el entrenamiento deben buscar los escenarios más apegados de la realidad y ya en las emergencias laboran dentro o encima de estructuras colapsados que puede ser que por alguna réplica puede haber otro derrumbe.

Pese a estas dificultades, durante los cuatro años que llevan trabajando juntos, Frida e Israel se sienten satisfechos de poder ayudar al pueblo mexicano en una situación de riesgo o desastre como las que ya ocurrieron.

Frida está a pocos a años de jubilarse y su manejador Israel le ha tomado mucho cariño, por lo que en cuanto la Semar decida darla en adopción él sería el primero en levantar la mano para quedársela.

En todo el país hay aproximadamente 380 perros de la Semar y tan solo en la capital del país hay 45 que cumplen diferentes funciones o técnicas, ya que en su conjunto tienen diversas funciones como la detección de narcóticos, explosivos, búsqueda y rescate, guardia y protección, entre otros.

 

 

Fuente: Cronica