Los hijos son una joya que Dios nos mandó, los niños son para darle amor: Doña Paz a madre de José Antonio

Acayucan, Ver. – Te vas ángel mío ya vas a partir, se escuchó en el recorrido del cortejo fúnebre del pequeño José Antonio, interpretada por una vecina, las letras calaron profundo, calaron hasta los huesos para quienes caminaban junto a la carroza y conocieron al pequeño, para quienes exigen justicia y la muerte no quede impune.

En la carroza, la pequeña Montserrat y Gael iban en las piernas de su madre, Dolores López Chontal que dejó la gorra, pero permanecía pendiente del celular con los auriculares en los oídos.

Extraño fue no ver al padrastro, al que apodan “El Gallero”, sin embargo, fue mucha gente cuyos ojos inflamados daban cuenta de haber llorado, una inocente criatura no merecía morir de esa forma, nadie merece morir de esa forma.

A mitad del camino, un mariachi acompañó el recorrido lo que hizo más pesado por el dolor que causaban las letras, incluso llegó hasta el descanso, donde fue abierto el féretro donde la hermana se despidió, así como su amiguito, un niño con el que jugaba mientras abría y cerraba las puertas de los clientes del OXXO, quien le dejó unos panes vualá, sus favoritos.

Los presentes no pudieron evitar las lágrimas del dolor, sobre todo cuando llegó Doña Paz, una humilde mujer que habló con el corazón aconsejando a la madre, habló recio pero certera, le dijo lo que muchos han escrito en las redes sociales.

“Dichosa criatura que dejaste de batallar, de sufrir, le pido a sus familiares que tomen en cuenta y que quieran a sus hijos a todos los padre no descuiden a sus hijos, velen por sus hijos”, empezó diciendo la mujer después dar un canto religioso.

Añadió que crío a sus hijos y a sus sobrinos: “Pero nunca los deje mendingar un pan, nunca los deje que anduvieran pidiendo, jamás los mandé trabajar, con la bendición de Dios, cuando creemos en Dios, no nos deja sin comer, afianzarnos de Dios, velar por nuestro seres queridos, nuestros hijos”.

“Nuestros hijos son una joya preciosa que Dios nos ha regalado para que la cuidemos, para que velemos por ellos, no para que lo mandemos a trabajar, un niño necesita cuidado, necesita alimento, necesita que unos los apapache, que los cuide, que les de amor, no que los golpee, no que los maltrate, a los niños hay que darles amor, y cariño, porque ese niño quiere, cuando un niño se tira a la perdición o se va a la calle, si se va a la calle es porque malos tratos en su casa”,
“Se le llora a los hijos no esperemos verlos en un ataúd para llorarle, no esperemos verlos para decir: ¡ay mijito!, ¡ay mi padre!, ¡ay mi madre yo te quiero mucho!, se les da en vida, cuando ellos están vivos necesitan el apoyo, nuestros hijos necesitan ese apoyo, los padres somos responsables mandamos a los hijos mientras yo estoy viendo televisión, nuestros niños necesitan escuela, estudio, ropa, amor”
…Adiós mi tierra amada, adiós mi iglesia amada me vengo a despedir, me voy para otras tierras, nos queda que Dios nos de licencia… cerró su intervención con un canto.
En la última morada en el panteón municipal, el llanto de la hermana estremecía a los presentes, era quien se aferraba al ataúd, que finalmente fue cubierto de flores y de una loza.

 

Presencia Noticias | Acayucan, Ver.

 

SÍGUENOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Instagram: https://www.instagram.com/presencianoticias/

Twitter: https://twitter.com/PresenciaAN

YouTube: https://www.youtube.com/channel/presencianoticia