Murió como George Floyd, pero en Argentina: ¿qué se sabe del caso de Walter Nadal?

- en El Mundo, Nota Roja
Fue detenido de forma violenta y, según testigos, le presionaron el cuello contra suelo. La autopsia reveló que falleció por asfixia y contradijo la versión policial.

«Me falta el aire», habría dicho Walter Ceferino Nadal mientras era detenido, según testigos. No ocurrió en Minneapolis (EE.UU.), murió este miércoles en San Miguel de Tucumán, la ciudad más poblada del norte argentino, y tiene a la Policía local seriamente involucrada en lo que podría haber sido un homicidio por abuso de autoridad.

Inicialmente, la versión de las fuerzas de seguridad indicaba que el hombre de 43 años había tenido un infarto mientras pretendía escapar. Sin embargo, la autopsia señala que en verdad falleció por asfixia, publicó La Gaceta, fortaleciendo la teoría de la defunción producto del maltrato. Por el momento, la fiscal no hizo público el documento, pero las asociaciones de derechos humanos consultadas por este medio confían en la veracidad de la información.

El 24 de junio, en el centro de la capital provincial, un sujeto avisó a una uniformada de la Patrulla Urbana que le habían robado, aparentemente una gorra. Así, tras pedir refuerzos, fueron tras él. Al dar con Nadal, vieron que ya había sido reducido por los efectivos Josué Molina y Melanie Mariel Caliva, los mismos que aseguraron que el detenido se había empezado a sentir mal cuando lo trasladaban a la Seccional 1, y murió finalmente en el hospital Padilla.

«Uno de ellos tenía su rodilla en la nuca», le dijo un testigo al medio tucumano. El detenido habría avisado que no podía respirar, al igual que George Floyd, pero «no lo soltaron», agregó. Además de los trascendidos periodísticos, se cree que le dio la misma versión a la Justicia mediante su declaración testimonial.

Más en detalle, el transeúnte se explayó: «Caminaba por el lugar y me topé con esa escena. Era todo muy violento. No entendía nada. Alcancé a ver que el policía más grandote se le abalanzaba. El tipo, que parecía un hombre más grande, no se podía ni mover». A su vez, acotó que los efectivos «a los gritos pedían a la gente que no se acercara y que no filmara con los celulares».

En el caso de EE.UU., el registro audiovisual fue clave para clarificar los hechos y generar indignación en la opinión pública. Igualmente, sobre Nadal también circularon algunos videos en redes sociales. En uno de ellos se ve a los efectivos intentando reanimarlo. En otro se observa un forcejeo al momento de su detención, mientras estaba en el piso.

En cuanto a las autoridades, se emitieron mensajes contradictorios. El subsecretario de Seguridad, José Ardiles, comunicó que el Ministerio acompañaría la investigación judicial: «Somos enérgicos e intransigentes con quienes cometen delitos, no tenemos dobleces. Por eso, seremos inflexibles con los responsables de este hecho y serán separados inmediatamente de la fuerza en caso de que la Justicia los encuentre responsables».

Sin embargo, el ministro de aquella cartera, Claudio Maley, opinó que «la intervención policial fue correcta y oportuna», y adelantó que «no serán separados de la fuerza por el momento». Además, en una entrevista se encargó de hacer públicos los antecedentes del difunto, quien ya no está para defenderse.

Fuente: RT Español