Tratamiento que recibió Trump por el Covid-19 vino de tejido fetal

- en El Mundo, Salud
El Regeneron (REGN-COV2) es un fármaco experimental compuesto de dos anticuerpos monoclonales (REGN10933 y REGN10987) diseñado para bloquear la infectividad del SARS-CoV-2

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el pasado jueves 1 de octubre que él y su esposa Melania dieron positivo a coronavirus y que empezaron un proceso de cuarentena.

Al día siguiente, después de presentar fiebre y fatiga, el mandatario fue trasladado al hospital militar Walter Reed en dónde le administraron su Aspirina diaria, Zinc, vitamina D, Famotidina, Melatonina y una dosis de ocho gramos de Regeneron—un cóctel experimental de anticuerpos.

El Regeneron (REGN-COV2) es un fármaco experimental desarrollado por Regeneron Pharmaceuticals compuesto de dos anticuerpos monoclonales (REGN10933 y REGN10987) diseñado específicamente para bloquear la infectividad del SARS-CoV-2.

De acuerdo con la farmaceútica, el REGN-COV2 ha demostrado reducir la carga viral y acrotar el tiempo de recuperación de pacientes con Covid-19.

Según un artículo recientemente publicado en la revista MIT Technology Review, el cóctel de anticuerpos que le administraron a Donald Trump fue desarrollado a partir de una línea celular derivada de tejido fetal.

“De acuerdo con la compañía, durante las pruebas de laboratorio emplearon un suministro estandarizado de células llamado HEK 293T para evaluar la potencia de los anticuerpos. Dichas células fueron desarolladas a partir del tejido renal de un aborto realizado en los Países Bajos en 1970”, explica el artículo.

“Desde entonces, las células 293T han sido ‘inmortalizadas’, es decir, que siguen dividiéndose en el laboratorio” señala.

“Al igual que Regeneron, muchos otros laboratorios usan células 293T para crear ‘pseudoparticulas’ de virus […] y probar la eficacia de diferentes anticuerpos al neutralizar el virus”.

Cabe mencionar que las células 293T disponibles hoy en día no se consideran tejido fetal, de acuerdo con Alexandra Bowie, vocera de la compañía farmacéutica.

El 5 de junio de 2019, la administración de Donald Trump suspendió la investigación científica pública desarrollada a partir de tejidos fetales derivado de abortos.

“Promover la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural es una de las prioridades de la administración del presidente Trump”, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) enfatizó en un comunicado.

“No se realizarán investigaciones intramurales que requieran una nueva adquisición de tejido fetal de abortos electivos” mencionó.

De acuerdo con un artículo publicado en el periódico The New York Times, en julio, la Sociedad Internacional para la Investigación de Células Madre (ISSCR) envió una carta al Consejo Asesor de Ética en la Investigación de Tejidos Fetales de los Institutos Nacionales de Salud instando al consejo a permitir el uso de tejido fetal en el desarrollo de tratamientos para Covid-19 y otras enfermedades.

“En agosto, 13 de las 14 propuestas relacionadas con tejido fetal fueron rechazadas. La única propuesta aprobada se basó en tejido que ya había sido adquirido” concluye el artículo.

«Me dieron Regeneron y fue inconcebible. Me sentí increíble», dijo Trump en un video.

«El trabajo que los científicos, los laboratorios, y todos los demás han hecho es íncreible. […] A eso yo le llamo una cura», aseguró el mandatario.

El Universal