Ingeniero mexicano gana Concurso de Robótica Japonesa

- en Nacional, Tecnociencia
Raúl Ariel Durán Jiménez presentó un robot que cuenta con el sentido del tacto

México.- El ingeniero mexicano Raúl Ariel Durán Jiménez ganó el primer lugar en la 38 edición del Concurso de Robótica Japonesa, con la presentación de un robot blando con piel inteligente en forma de pinza para que obtenga el sentido del tacto.

Durán Jiménez es egresado del Tecnológico Nacional de México (TecNM) y su robot ganador lo diseñó como estudiante de maestría en el Instituto Kyutech de Japón.

En el concurso virtual, organizado por la Sociedad de Robótica de Japón (RSJ), participaron estudiantes de Japón, China, Filipinas, China y México. Alrededor de 40 participantes fueron divididos en varias salas de comunicación (por la plataforma Zoom) y en las secciones internacional y nacional.

En 2019 el ingeniero, originario de Sonora, obtuvo la beca Monbu-kagakusho que otorga el gobierno de Japón a estudiantes de posgrado. Es el primer mexicano en ser reconocido en esta competencia internacional y su robot es considerado una aportación tecnológica para la investigación de proyectos de inteligencia artificial y robótica asistida.

“Fue una experiencia muy interesante y de gran aprendizaje, ya que era la primera vez que tomaba parte en un concurso de esta magnitud, afortunadamente tuve el apoyo de mi asesor, Doctor Tomohiro Shibata y mi compañero de equipo, Matsumara Naoki”
Raúl Ariel Durán Jiménez

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma, reconoció el desempeño de Raúl Ariel y de los ingenieros del TecNM en torneos internacionales de ciencia y tecnología.

Mientras que el director del TecNM, Enrique Fernández Fassnacht, felicitó al estudiante y mencionó que el Tecnológico es un semillero de profesionales capacitados para competir en concursos internacionales que pongan en alto el nombre de México.

¿Cómo funciona el robot?
Este robot blando funciona con la utilización de una hoja de papel adherida para lograr la sensación que brinda al tacto la piel humana.

Durán Jiménez explicó que este trabajo es un estudio sobre una empuñadura robótica suave de bajo costo, operada por una piel inteligente que consiste en un robot blando con pinzas, más la piel inteligente para que el robot imite el tacto.

Añadió que cada vez que el robot toma un objeto, la presión puede ser detectada, lo que permitirá investigar proyectos de inteligencia artificial y robótica asistida.

SDP