La obsesión de «El Chapo» por las mujeres fue su perdición

- en Carrusel
Su presunta necesidad de compañía femenina lo metió en problemas en más de una ocasión y ello lo llevó a que varias veces fuera rastreado por las áreas de inteligencia para su captura

Violento y sanguinario, Joaquín El Chapo Guzmán buscaba la compañía de mujeres jóvenes. Algunas participaron en certámenes de belleza en sus lugares de origen, donde las conocía y las acosaba. La necesidad de compañía femenina lo envolvió y lo llevó a ser rastreado por las agencias de inteligencia para su captura, pero varias veces escapó.

“Las mujeres son mi adicción”, así lo reafirmó el exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, a la criminóloga Mónica Ramírez Cano, quien en septiembre difundió en redes sociales un fragmento de una conversación con el capo mexicano de las drogas, al momento que realizaba su perfil sicológico en el penal de máxima de seguridad de El Altiplano, ubicado en el Estado de México.

Según información del gabinete de seguridad a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL, El Chapo Guzmán Loera tuvo tres esposas y ocho parejas con las que procreó al menos 20 hijos; uno de ellos ya falleció.

Las autoridades federales solían vigilar los movimientos de las esposas y las acompañantes de Guzmán para ubicarlo, conocían de su obsesión por buscar mujeres en los lugares donde se refugiaba por determinado tiempo para tratar de esconderse de las autoridades que lo cazaban.

Las «chapoesposas»
María Alejandrina Salazar Hernández es identificada por las autoridades como la primera esposa de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, con quien se casó en el lejano 1977 y tuvo cinco hijos: Alejandrina Gisselle, Iván Archivaldo El Chapito; Jesús Alfredo Alfredillo; César y Claudette Guzmán Salazar.

Tras la detención y extradición de su padre, Iván Archivaldo, Jesús Alfredo y César Guzmán, identificados como Los Menores, se disputan el control del Cártel de Sinaloa con el grupo de Ismael El Mayo Zambada García, lo que ha generado periodos de violencia en esa entidad norteña.

Griselda López Pérez es considerada la segunda esposa que tuvo El Chapo Guzmán Loera, con quien procreó a Grisel Guadalupe, Joaquín Guzmán, Édgar (finado) y Ovidio Guzmán López.

Hace un año el nombre de Ovidio Guzmán, alias El Ratón o El Ratón Nuevo, saltó a la fama, luego de su fallida detención en Culiacán en un operativo mal planeado por la Guardia Nacional, que buscaba cumplir una orden de aprehensión con fines de extradición solicitada por Estados Unidos y optó por dejarlo en libertad para presuntamente evitar una masacre, según argumentos del gobierno federal.

Las autoridades estadounidenses acusan a Ovidio y Joaquín Guzmán López de distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana desde México y otros lugares hacia Estados Unidos, entre abril de 2008 y abril 2018.

También conocida como Karla Pérez Rojo, López Pérez fue detenida por las autoridades durante cateos que se realizaron a sus propiedades en mayo de 2010; sin embargo, horas después, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) la dejó en libertad. La mujer es buscada por el gobierno de Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

De acuerdo con la estructura familiar, Emma Coronel Aispuro es la actual esposa de El Chapo Guzmán Loera, con quien se casó cuando ella tenía 18 años en un poblado de la sierra de Durango.

Con Coronel Aispuro, El Chapo Guzmán tuvo dos hijas gemelas: Emmaly Guadalupe y María Joaquina Guzmán Coronel, quienes estuvieron presentes en algunas audiencias del juicio que se realizó contra el exjefe del Cártel de Sinaloa en la Corte Federal del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos.

Las parejas sentimentales
Las autoridades federales le detectaron a El Chapo Guzmán Loera por lo menos ocho parejas sentimentales que tuvo fuera del matrimonio.

Ellas fueron identificadas como Blanca Estela Peña García, Adriana Trejo Retamoza, Lucero Guadalupe Sánchez López, Irma Neri García, Karla Pérez Martínez, Agustina Cabanillas Acosta y Nancy Dayanara Bravo Ruiz.

Con Blanca Estela Peña García, quien vivía en Nayarit, tuvo a Esthela Desiré Guzmán Peña, según la información consultada.

En 2014, la Procuraduría General de la República (PGR) ubicó a Adriana Trejo Retamoza como una de las parejas sentimentales de El Chapo Guzmán Loera, a quien se le siguió la pista para tratar de dar con su paradero.

En 2015, la entonces diputada del Congreso de Sinaloa, Lucero Guadalupe Sánchez López, fue detectada por las autoridades federales cuando acudió a visitar a Joaquín El Chapo Guzmán Loera al penal federal de El Altiplano, con una identificación falsa.

Dos años después fue arrestada cuando intentaba cruzar a Estados Unidos, país que la requería para enfrentar acusaciones de tráfico, distribución y venta de cocaína.

En el juicio contra El Chapo Guzmán Loera que se realizó el año pasado, la exdiputada testificó contra su expareja sentimental, a quien acusó de obligarla a traficar marihuana y lavar dinero, aprovechándose de su relación.

Hoy, el criminal está en una cárcel de Estados Unidos, de la cual nunca saldrá por una sentencia de cadena perpetua.

El Universal