Multan con 150 mil pesos a Grupo Xcaret por muerte de niño en parque Xenses

- en Nacional

El Ayuntamiento de Solidaridad impuso la multa al parque Xenses por no haber activado los protocolos de prevención y retrasar el aviso al 911 sobre el accidente ocurrido en la atracción ‘Río Salado’

Dirección de Protección Civil, Prevención de Riesgos y Bomberos del Ayuntamiento de Solidaridad en Quintana Roo, informó que multó con 150 mil pesos al parque Xenses, propiedad de Grupo Xcaret, luego de la muerte del niño Leonardo Luna tras un accidente en una atracción acuática el pasado sábado 27 de marzo.

De acuerdo con medios locales, el titular de Protección Civil municipal, Francisco Poot Kauil, confirmó la aplicación de la sanción económica porque el parque no activó los protocolos de prevención y retrasó el aviso al 911 sobre el accidente ocurrido en la atracción ‘Río Salado’, cuando una rejilla del sistema de filtrado de agua succionó la pierna del niño de 13 años, lo que condujo a su muerte el domingo 28 de marzo.

El doctor Miguel Ángel Luna Calvo, padre de Leonardo, comentó el pasado viernes en Aristegui en Vivo que tras el accidente que provocó el fallecimiento de su hijo no se llamó inmediatamente al 911 ni se solicitó la presencia del Ministerio Público, por lo que consideró que intentaron mantenerse ocultos los hechos.

El funcionario municipal indicó que el parque Xenses debió aplicar el protocolo frente a los accidentes, que consiste en bridar primeros auxilios, aplicar las medidas de reanimación así como llamar al número de emergencia 911, lo que no ocurrió.

A principios de abril, el ayuntamiento clausuró la atracción acuática donde ocurrieron los hechos. Mediante un comunicado el parque Xenses admitió que un “error humano” condujo al accidente en el que perdió la vida el menor que llevaba por nombre Leonardo.

La Fiscalía de Quintana Roo abrió una carpeta de investigación por el delito de homicidio culposo.

Por su parte el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín rechazó que el gobierno intente proteger a nadie “ni se protegerá de ninguna forma”, al ser cuestionado sobre la determinación del Ayuntamiento de Solidaridad.

El mandatario acudió a una mesa de trabajo en Palacio Nacional con la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y miembros de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Fiscalía General del Estado (FGE) con el fin de abordar las estrategias que permitan garantizar la seguridad en la entidad.

“De ninguna manera, y lo digo categóricamente, se oculta, o se cuida algo o a alguien, aquí no hay impunidad y se trabaja en ese sentido, insisto, entiendo el dolor de la familia, he hablado con el padre, dista mucho de lo que se dice de manera mediática; por supuesto es un tema de la FGE y hemos estados atentos, de ninguna manera se oculta, cuida o se protege a alguien, hay que llegar al fondo de la investigación y eso lo digo categóricamente”, expresó, citado por Noticaribe.

Agregó que ha mantenido la coordinación con la fiscalía de Durango -de donde es originaria la familia Luna- y con el gobernador José Rosas Aispuro.

El fin de semana, la FGE informó que inició un expediente de queja contra funcionarios adscritos al municipio de Solidaridad tras los señalamientos del doctor Miguel Ángel Luna Calvo sobre su actuación luego del fallecimiento de su hijo Leonardo -de 13 años- tras un accidente en el parque Xenses de Grupo Xcaret, el pasado 27 de marzo.

La Fiscalía señaló que los funcionarios son investigados por “posibles irregularidades en la actuación durante el inicio y la integración de una carpeta de investigación por la posible comisión del delito de homicidio culposo, por hechos ocurridos en agravio de un menor de edad que probablemente perdió la vida en un parque temático ubicado en este municipio”.

Luna Calvo denunció presiones del personal de la Fiscalía para que firmara un perdón al parque Xenses, propiedad de Grupo Xcaret. Durante una entrevista con Aristegui en Vivo el pasado viernes, relató: “Cuando me percaté que el Servicio Médico Forense se llevó a mi hijo fui a la Fiscalía y cuando llegué me dijeron: ‘viene a firmar el perdón, ¿verdad?’ Sí, pero yo quiero hacer una relatoría de hechos, es mi derecho decir lo que pasó”, comentó.

“Estuve seis horas rogándoles, me hinqué, porque no me querían entregar a mi hijo y no querían que hiciera la relatoría de los hechos. Yo me hinqué y lloré con la abogada”. Finalmente le dejaron hacer la relatoría y llevarse a su hijo, aunque Luna reconoce que sufrió mucha “intimidación” por parte de la Fiscalía.

La FGE indicó que la Dirección de Supervisión, Evaluación y Control de la actuación de personas servidoras públicas inició una queja en contra de quienes resulten responsables, misma que se remitirá al Órgano Interno de Control “para fortalecer las investigaciones y deslindar las sanciones administrativas y/o legales que se deriven de ello”.

Apuntó que “de ninguna manera se va a permitir que algún funcionario público no cumpla cabalmente con la misión de servir -profesional y sensiblemente- a cada ciudadano que requiera de las atenciones necesarias para la correcta, efectiva y expedita procuración de justicia”.

El niño Leonardo murió el pasado domingo 28 de marzo tras haber sufrido un accidente el día previo en una atracción acuática del parque Xenses, de Xcaret. Un mecanismo de filtrado de agua succionó la pierna del niño, lo que lo mantuvo debajo del agua. El menor fue trasladado al hospital Amerimed, de Playa del Carmen, donde murió.

Su padre, el médico Miguel Luna Calvo, ha acusado también negligencia por parte del hospital y la intención del parque Xenses de ocultar el suceso. Comentó que Leonardo fue trasladado en una ambulancia “al hospital más lejano, más de media hora” y que llegó vivo. En el nosocomio no había médico especialista, por lo que comentó al personal que era internista y su especialidad médica tenía que ver con intervenciones al corazón. “Yo me encargo de esto”, les dijo pero no lo dejaron.

En ese momento buscó trasladar a su hijo por ambulancia aérea hasta la Ciudad de México e incluso hizo arreglos hasta conseguir tres. “No me dejaron, sentí como que no querían que lo sacara de Quintana Roo”, detalló.

Los médicos le dijeron que era por la gravedad del estado de salud de su hijo, que no era recomendable su traslado: “La única oportunidad que tenía mi hijo de salvarse era irse a la Ciudad de México, con gente experta en esto porque este tipo de casos debe de manejarse de forma especial y no tenían a nadie experto. Es por eso que yo quería trasladarlo”.

Señaló que sintió que los médicos estaban asustados y que “tenían mucha presión”, aunque no pudo precisar de quién o quiénes. Por lo tanto, no se dio aviso al Ministerio Público ni se llamó al 911.

Al día siguiente intentó hacer el traslado de su hijo por ambulancia terrestre y cuando llegó el vehículo, salió al paso una doctora de nacionalidad argentina con actitud autoritaria: “Cuando falleció mi hijo hablé con la doctora y le dije que no se fuera a equivocar, mi hijo se murió por ahogamiento porque presentí que iba a cambiar los diagnósticos”.

“Me llamaron del parque [Xenses] y me dijeron que había problemas con lo de mi hijo porque había salido en el acta de defunción que murió por ahogamiento.¡Pues claro!”, les respondió. Su intención, comentó, era no dejar que se llevara el cuerpo si en el acta aparecía el ahogamiento como causa de la muerte a menos que se cambiara, a lo que se negó.

Fuente: Aristegui Noticias.