Persisten en Orizaba altos índices de suicidio, ansiedad y depresión causados por pandemia

- en Carrusel, Salud

Orizaba, Ver.- Los problemas de salud mental provocados por el confinamiento ante el covid-19 parecieran no detenerse con la disminución de los contagios de la enfermedad; todo indica que van en aumento. Los intentos de suicidio, incremento de ansiedad y depresión se convirtieron en los principales conflictos emocionales que se dan al interior de las familias orizabeñas; la regreso a la vida diaria, pero con una Nueva Normalidad, no disminuye los impactos psicológicos que se tienen.

Al respecto, la regidora Ana Teresa Herrera dio a conocer que en lo que va de la pandemia los problemas emocionales muestran un incremento al interior de las familias, pero, además, asegura, «se detectaron problemas de alteraciones emocionales de mujeres, jóvenes y niños, así como depresión y ansiedad».

Estos problemas son los más comunes que se incrementaron a lo largo de los 14 meses de pandemia que llevaron al inicio del problema, al confinamiento obligado, «esos son los problemas que más se detectan y atienden a través del Instituto de la Mujer (IMM) en Orizaba. Hay casos de ansiedad, de depresión, de extremo enojo, furia, son situaciones que se padecen en los hogares, hay cierta desesperación y ansiedad de regresar a clases, de los papás también, hay preocupación».

Por estas mismas condiciones, agrega, «se conjunta toda esta parte, no de abusos sexuales, pero sí de alteraciones emocionales tanto de adultos como de niños. Todo ello requiere atención psicológica y para ello se apoyan también con el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Municipal, sobre todo cuando hay casos serios de intento de suicidio como recién detectaron en un adolescente de 14 años».

Ahora bien, explica, el ayuntamiento se hizo de recursos económicos federales que se destinan a atender los casos que llegan y que van desde uno hasta dos por día, «los recursos ya llegaron, pero el año pasado no llegaron, ahorita sí, y estamos revisando los casos que requieren apoyo, si tenemos que contratar más psicólogos, personal en apoyo social y emocional, pues hacerlo. Actualmente hay tres psicólogas, dos abogados y la directora del Instituto».

Estas condiciones coinciden con las que, en su momento, otras agrupaciones no gubernamentales reportaron al inicio de la pandemia, pero conforme fue avanzando el contagio se incrementaron los casos de problemas emocionales. En su momento el mismo DIF alertó sobre el incremento en caso de intentos de suicidio y otros más que tienen que ver con la salud mental.

Fuente de:   La Jornada