Prueban con éxito el primer traje propulsor que funciona con energía eléctrica

- en Tecnociencia

El inventor Richard Browning desarrolló un traje propulsor, llamado E-Suit, que permite a los usuarios volar con el uso de energía eléctrica, en Inglaterra

INGLATERRA. Las películas de ficción han servido como fuente de inspiración para crear tecnologías que se creían imposibles de lograr. Sin embargo, el inventor Richard Browning cumplió la meta de desarrollar un traje propulsor, llamado E-Suit, que permite a los usuarios volar con el uso de energía eléctrica.

Mencionado anteriormente, lo innovador de este traje volador es el uso de una energía sustentable, como lo es la electricidad. Esto es importante, ya que el uso de combustibles fósiles generan contaminantes.

Simplemente, un litro de turbosina o gas de avión emite de dos a 2.5 kilogramos de dióxido de carbono, según los datos de la Subdirección de Disciplina Operativa, Seguridad, Salud y Protección Ambiental de Petróleos Mexicanos.

De tal manera, esta tecnología acerca al ser humano a su sueño de volar por los aires al igual que un superhéroe o superheroína de los cómics, sin necesidad de dañar el medio ambiente y la salud de todos los organismos que lo habitan.

 

La historia de la empresa de vuelos humanos

La motivación de llegar al cielo comenzó en la niñez de Browning, al ser influenciado por su padre, quien era ingeniero aeronáutico. Cuando joven, el fanático de las alturas se alejó de del sueño, al acercarse a la industria petrolera e integrarse en la marina. Sin embargo esta última experiencia lo inspiraron para unir las habilidades humanas con las maravillas mecánicas.

Así es como desarrolló el traje propulsor para promover los vuelos humanos y realizó la primera prueba con éxito, en noviembre del 2016. Cuatro meses después, fundó Gravity Industries, una empresa que fue financiada con 650 mil dólares por los inversionistas Tim y Adm Draper, quienes han impulsado empresas enfocadas en tecnología, como Tesla, Skype y Boost VC.

Desde la creación del Jet Suit Gravity, los pilotos de la compañía han realizado más de 105 demostraciones en vivo en 31 países, lo cual generó mayor aceptación por el público hasta el punto de establecer una relación comercial con 50 clientes aproximadamente.

La transición a un traje con energía limpia

En un principio, el primer modelo de traje propulsor se elevaba con un combustible de avión, lo que generaba la suficiente potencia para mantener un tiempo de vuelo de aproximadamente cuatro minutos. Incluso puede alcanzar una velocidad superior a los 128 kilómetros por hora y más de tres mil metros de altura.

No obstante, en vísperas de una reducción de los gases efecto invernadero, según los planes de la Organización de las Naciones Unidas, Browning se adelantó a la prueba de un prototipo que utiliza energía eléctrica.

Sin embargo, el nuevo traje E-Suit aún requiere de ajustes que le permitan al usuario viajar durante un mayor tiempo, ya que las baterías que hacen funcionar al traje, solo suspenden un cuerpo en el aire por tan solo unos segundos. El director ejecutivo e inventor de Gravity Industries planea mejorar esta versión electrónica para estar un paso adelante en los vuelos humanos con energías limpias.

Fuente: Excélsior.