Eugenio Derbez en un drama sensible e inclusivo

- en Sociedad

El mexicano protagoniza en EU a un profesor de música en el filme CODA, señales del corazón, historia de una familia sorda

A sus 60 años de vida y 40 de trayectoria, Eugenio Derbez logró interpretar a un personaje dramático, un profesor de música y canto, en la cinta estadunidense CODA, señales del corazón, sobre una joven oyente en una familia sorda, que se estrena mañana.

Desde No se aceptan devoluciones (2013), el actor, director, productor y guionista decidió probarse con personajes que lo redescubrieran  y le quitaran el estigma de que sólo saber hacer comedia.

Es lógico que me perciban así, después de tantos años de hacer personajes en la comedia. Ésa es la gran ventaja de estar trabajando en Estados Unidos. En México seguro que no me contratarían porque inmediatamente tienen la referencia de la comedia. A la mitad de la película pensarían ‘se van a reír; yo no quiero eso, mejor le llamo a alguien más’.
Pero en EU me ven con ojos frescos, no conocen a La familia P. Luche o al Lonje Moco, a ninguno de mis personajes. Eso es una gran ventaja. De repente me quieren googlear para saber qué programas he hecho y les digo: ‘te mando el link, no te preocupes’. Y no les mando nada. No quiero que vean mi carrera, sino que me vean con ojos frescos y eso me ha traído muy buenos resultados.

Al no conocer mi pasado, me dan oportunidad de hacer un casting o simplemente me contratan para una película como ésta, con un papel dramático porque no tienen referencia de mi vida como comediante. Eso me da oportunidad de hacer algo nuevo a estas alturas de mi carrera”, expresó Eugenio Derbez en entrevista con Excélsior, vía Zoom desde Los Ángeles.

CODA, señales del corazón expone las dificultades a las que se enfrenta una familia sorda ante su entorno y cómo la única integrante que escucha, en este caso el personaje de Ruby Rossi, interpretada por la actriz Emilia Jones, se vuelve la intérprete y conexión de su familia ante los demás, por lo que entra en la disyuntiva de quedarse en casa o perseguir sus propios sueños para estudiar canto, disciplina que sus padres y su hermano no logran entender al no poder escucharla.

Ahora que estamos hablando de ser inclusivos y de diversidad, creo que esta película cae como anillo al dedo. Casi no hay películas que hablen sobre este problema de los hijos de padres sordos.

Cuando estábamos filmando, en el set teníamos varios intérpretes de lenguaje de señas y todos eran CODAS, que significa Child of Deaf Adults, es decir, hijo o hija de padres sordos. Siempre nos decían: ‘qué bueno que finalmente están contando nuestras historias, porque nunca  nos voltean a ver’.

Lo que pasan los hijos e hijas de padres sordos es muy fuerte, porque se convierten, de alguna manera, en los intérpretes de la familia y les dedican su vida entera. Es el caso de Ruby, nuestra protagonista, quien se levanta a las tres de la mañana para ayudarles, a su papá y su hermano, quienes son pescadores. Luego va con su mamá al supermercado, es decir, a todos lados tiene que ir para ser la intérprete de la familia, sin una vida personal”, relató sobre el filme.

Derbez destacó que la película sensibiliza y visibiliza este tema ante el público, pero además expone la exigencia de los padres hacia sus hijos para dedicarse a lo mismo que ellos, sin dejarlos partir y hacer su propio camino.

Les llega a pasar a muchos, aunque no sean sordos, que quieren salir adelante. En México conozco casos de jóvenes que se quieren ir a estudiar una carrera y sus papás les dicen: ‘no, tú tienes que ayudarme en el puesto a trabajar y venir a vender’, por ejemplo. A veces, los padres no los dejan volar, porque quieren que sean su ayuda.
Esta película habla de eso, de cómo a veces los padres cortan las alas sin querer y no  dejan ser lo que ellos quieren, así como la importancia del apoyo de la familia ante tus decisiones”, dijo.
Eugenio Derbez reveló que para construir al profesor de música Bernardo Villalobos, tomó clases diversas, entre ellas de actuación dramática, durante cuatro meses.

¡Fue mucho trabajo! Regresé a tomar clases de piano porque tomé cuando era muy niño, a los ocho o nueve años, y tenía las bases, pero tuve que retomarlas. ¡Todos los días estaba en el piano y necesité parar todo! O estaba aprendiendo los textos o tomando sesiones con una maestra especial, un poco para meterme más en el drama y olvidarme un poco de la comedia, ya que quise volver a tomar clases de actuación dramática.

Además, me tuvieron que enseñar a dirigir una orquesta y tomé clases de canto para saber cómo enseñar. Mis días, durante cuatro meses, fueron dedicados a tocar el piano, ir a clases de coro, de canto; ensayar, estudiar, memorizar. Fue un clavado muy fuerte para mí, pero finalmente dio frutos y se logró este personaje único y diferente a todo lo que he hecho en mi carrera. Estoy muy contento con el resultado”, precisó.

La película es dirigida por Sian Heder (Orange Is the New Black) y cuenta con las actuaciones de la británica Emilia Jones (Doctor Who) y la actriz estadunidense sorda Marlee Matlin, ganadora como Mejor Actriz en los Premios Oscar en 1986 por el filme Hijos de un dios menor. También actúan los actores sordos Troy Kotsur y Daniel Durant.

ACAPULCO, NUEVA SERIE
Eugenio Derbez reveló que en octubre próximo, por Apple TV+, se estrenará la serie Acapulco, en la que comparte créditos con Bianca Marroquín, Damián Alcázar y Vanessa Bauche.

Después de tantos tiempo, 20 años, regresamos a trabajar juntos, con Bianca, que hace el papel de mi hermana. Estoy muy emocionado con esta serie, que está a punto de salir. Ahí sí voy como productor y actor.
Es una serie familiar, muy linda, que habla de historias, de la época de oro de Acapulco, de esa época de los 80, donde el puerto era lo máximo y el mundo entero iba allá, las estrellas y toda la alta sociedad. Les va a encantar, porque refleja un México muy hermoso”, reveló.

Fuente: Excélsior.