Maduración digital: La clave para la continuidad del negocio en esta nueva era

- en Carrusel, Tecnociencia

En el foro KIO Think & Transform, los principales líderes empresariales hablarán sobre cómo replantearon su estrategia de negocios para sobrevivir en la nueva normalidad

La actual contingencia generada por covid-19 ha puesto a prueba a los líderes empresariales al obligarlos a acelerar la adopción de nuevas tecnologías para permanecer vigentes. ¿Qué fue lo que hicieron las organizaciones mexicanas más exitosas para garantizar la continuidad de sus negocios? La respuesta será dada a conocer muy pronto en KIO Think & Transform, el Foro Digital de Tomadores de Decisión, que se llevará a cabo de forma virtual el 28 de octubre a las 18:00 horas.

En este evento, Sergio Rosengaus (CEO de KIO Networks), Juan Solana (Socio de Consultoría en Transformación de Negocios e Innovación en EY México) y Gustavo Barcia (CEO de Needed Education) compartirán espacio con algunos de los directivos más importantes de México para hablar sobre por qué hoy, más que nunca, la competitividad y la resiliencia futuras dependen de maximizar el valor de las transformaciones digitales.

Además, KIO Think & Transform ofrecerá conferencias magistrales con dos reconocidas personalidades del mundo tecnológico: Adam Greenfield, autor de Radical Technologies, y Uri Levine, cofundador de Waze, quien explicará por qué la solución a muchos de los dilemas empresariales actuales consiste en «enamorarse del problema».

¿Por qué es necesario un evento como este? En todas las industrias, las organizaciones están acelerando los procesos de Transformación Digital para lograr un crecimiento y una rentabilidad a largo plazo ante desafíos como la disrupción, las expectativas de los clientes y un ritmo de cambio sin precedentes.

Sin embargo, un gran porcentaje de las inversiones acaba siendo desperdiciado en iniciativas de empresas que fracasan porque no están realmente preparadas para el cambio, pero también porque son pocos los líderes empresariales que entienden que esta evolución no solo es una cuestión tecnológica.

Dicho cambio va mucho más allá de conceptos tales como disrupción o tecnología. Debe abarcar valor, personas, optimización y la capacidad de adaptarse rápidamente cuando sea necesario, mediante un uso inteligente de tecnologías e información.

Se trata de un gran reto, pero no es imposible: muchas empresas mexicanas lograron adaptar eficazmente las nuevas capacidades digitales a procesos, productos y activos para mejorar la eficiencia, aumentar el valor del cliente, gestionar el riesgo y navegar a través de nuevas oportunidades de generación de ingresos. Pero, para obtener verdaderos beneficios, dichas empresas tuvieron que evolucionar la forma en que operan, estar dispuestas a aceptar el cambio cultural en todas las áreas que las componen y repensar su status quo.

Los grandes retos empresariales que trajo consigo la pandemia de covid-19 consisten en dejar de percibir las aplicaciones, infraestructuras o empleados como entidades independientes, y verlas de forma transversal para empezar a considerarlas como sistemas interconectados. Además, la contingencia puso en relieve la imperiosa necesidad de poner al cliente en el centro de la estrategia y ofrecerle productos o servicios que verdaderamente satisfagan sus necesidades para captar su atención y fomentar la conversión y la lealtad.

Por ejemplo, las organizaciones de atención médica durante la pandemia han lanzado soluciones para el consumidor basadas en aplicaciones, mientras que los retailers cambiaron su enfoque para ayudar a los compradores a obtener los productos que necesitan lo más rápido posible: en línea, en las aceras o en las tiendas.

Por su parte, la banca —una industria basada principalmente en las relaciones con sus clientes— impulsó aún más el desarrollo de aplicaciones para brindar soporte a los usuarios. Algo similar ocurrió con el sector educativo, que se vio obligado a fomentar el aprendizaje en línea entre todas sus comunidades escolares.

El punto es que, si bien hay muchas industrias que han implementado con éxito varias medidas, habrá que detectar los puntos finos: mirar en retrospectiva y examinar las partes de cada proceso para encontrar las piezas que ofrecen valor.

En la situación post pandémica, las empresas que triunfarán serán las que creen experiencias inteligentes que faciliten o complementen la vida de las personas. Las organizaciones destinadas al fracaso serán aquellas que no busquen beneficiarse de las nuevas tecnologías y no aprovechen los datos para anticipar tendencias en la demanda y tomar decisiones que mejoren la fuerza laboral.

Es momento de tomar conciencia y comprender finalmente que la Transformación Digital no es negociable en esta nueva normalidad. Sé parte de esta conversación en KIO Think & Transform, regístrate aquí.

Fuente: Excélsior